Influencers: líderes de nuevo tipo

De los influencers no importó y no importa si eran buenas o malas personas pero comenzaron a mover masas, con un poder que superaba incluso a políticos y líderes religiosos.

Carlos Alejandro Sánchez Rodríguez es un universitario de 21 años. Este cubagramer destacado es seguido por más de 25 500 personas. En la foto, con Camila Arteche, otra instagramer influyente en Cuba. (Foto: Tomada de Internet)
Visto: 1698

El 13 de marzo de 2019 fue el peor día para muchos. Hubo lágrimas, arrebatos y hasta histeria colectiva… Facebook, Instagram y WhatsApp habían colapsado parcialmente y los popularísimos internautas lloraron la caída de la familia de aplicaciones de Facebook.

Aunque, en realidad, no hizo falta un colapso masivo para que Jessy Taylor se sintiera la peor de todas. En abril de 2019, la joven perdió sus 113 000 seguidores. La compañía dirigida por Mark Zuckerberg eliminó la cuenta de Jessy, quien en un aspaviento público tildó de «asesinos» a los trolls (cuentas falsas) que habían boicoteado su futuro.

Y quizás estarás preguntándote quiénes son estos aparentes obsesivos y por qué sufren amargamente tales embates tecnológicos. Pues, desde «Juveniles», tratemos de desembrollar la compleja realidad que, por su propia naturaleza virtual, confunde. 

Youtubers, Instagramers, Tuiteros... ¿qué más?

Para 2016, había un término que revolucionaría el concepto de las «figuras cimeras» en redes sociales. Aquellos que, desde su postura de emisores digitales, tuvieran miles de seguidores y pudieran «vender» productos o ideas, «convencer» a otros sobre un tema x, y o z.

Gran parte de ellos no habían sido actores, ni músicos, ni modelos, ni deportistas, ni celebrities… Tampoco, santos de la devoción de las televisoras nacionales o internacionales; mucho menos, de diarios o periódicos.

No importaba —ni importa— si son buenas o malas personas, si incitaban al amor o a la guerra, si tenían cerebro o en su lugar aserrín, si eran profundos o hacían el ridículo… Pero comenzaron a mover masas, con un poder que superaba incluso a políticos y líderes religiosos.

Así surgieron, sin apenas darnos cuenta, los influencers. Con ellos, grandes comunidades online que respaldan todo lo que hacen o dicen.

Desde su estreno en mayo de 2017, el canal de Youtube Camallerys Vlog ha sido uno de los de mayor influencia en la isla, con 74 000 suscriptores. En Instagram, hoy suma 23 500. (Foto: Tomada de Internet)

Asentados en una red social predilecta o varias a la vez, los bloggers (blog), youtubers (Youtube), instagramers (Instagram), tuiteros (Twitter) y etcétera, etcétera, etcétera, comienzan a dar guerra con llevados y traídos escándalos de compra de seguidores y fraudes masivos.
Esos fueron los motivos que impulsaron a la industria de la publicidad a apostar por otros conceptos más recientes aún, como micro y nanoinfluencers; es decir, aquellos que, con un menor número de seguidores y contenidos más temáticos, lograran generar confianza y credibilidad.

Microinfluencers de viajes, moda, desarrollo personal, fitness, hasta de limpieza o mamis ejemplo, pululan en las redes con un séquito de admiradores. Estos «profesionales» se entregan en cuerpo y alma con tanto esmero, que su rol deviene una nueva ocupación, un «cargo público» dependiente de los altibajos del mercado de la red de redes.

El nuevo plato de casa: influencers a la criolla 

La apertura de internet en la isla y su creciente auge han impulsado a los millenials a conectarse con sus audiencias predilectas: ellos mismos. La onda expansiva de esta realidad virtual cuajó un producto de factura mitad criolla, mitad extranjera. 

El grupo Gente de Zona, celebrities y clásicos influenciadores, se ha sabido adaptar perfectamente a las nuevas realidades. Hoy, posee una de las cuentas cubanas mejor posicionadas en Instagram (1.8 millones de seguidores). La foto es muestra de un feed de excelente factura. (Foto: Tomada de Internet)

Cuando a finales del 2014 se implementaron las primeras zonas wifi y salas de navegación en el país, germinaron los youtubers cubanos, a imagen y semejanza de moldes foráneos. Alan x el mundo y Hola Soy Germán, entre otros, fueron convertidos en patrón, por obra y gracia del paquete semanal, que democratizaba la imagen de los «dioses» virtuales. 

Cuba también llegó «tarde» a la red social más fotogénica: Instagram, pero llegó. Ello dio la posibilidad de que los cubagramers de adentro enriquecieran la imagen de la isla que ya circulaba en la red social y demostraran que se podían conquistar fieles tribus desde «adentro», a pesar de los costos y la no siempre benevolente conectividad.

Cubanos como Frank Camallerys o Daguito Valdés en Youtube; Alejandro Rodríguez Sánchez (@carlosalejandrotv), Anita con Swing (bby_conswing), Erick Wayne (erickwayne_vlogs) en Instagram, cautivan por su visualidad y los frescos e interesantes discursos que logran transmitirles a sus respectivas audiencias.

Daguito Valdés, ingeniero en Telecomunicaciones y Electrónica de la Universidad de Pinar del Río, se ha crecido con su canal Yo Hablo Futbol. Actualmente posee 18 800 suscriptores. (Foto: Tomada de Internet)

Hay otros temas que comienzan a ganar un espacio merecido entre los posts (publicaciones) semanales: la realidad económico-social de la isla, la riqueza de su cultura y de su gente. Le acompaña una buena estrategia para crecer, aumentar el alcance o generar más comunidad, que se traduce en ingresos, poder y, por qué no, estatus.

Sin embargo, solo los líderes de nuevo tipo con luz larga, acostumbrados a los vaivenes del nuevo oro mundial, el poder de la información, están preparándose constantemente para ser, a la larga, invencibles. Saben que, en un pestañazo de milisegundos, pueden perderlo todo.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Ramoncito

    Hay mucho más. En internet nuestros hijos y nietos llevan la ventaja

    No lo tengo a mal pero me preocupa que sin tener en cuenta las consecuencias hagan lo que hacen.

  • JOHNNY inside

    La comunidad de youtubers cubanos agradece esta publicación e invita a todos sus lectores a conocer nuevos youtubers (llamados "CUtubers") desde la aplicación, con el mismo nombre, que pueden descargar desde la tienda de aplicaciones de Google (Play Store), la tienda de aplicaciones cubanas (Apklis - www.apklis.cu) o el sitio web oficial http://cutubers.johnnyinside.com

    • yinet

      La verdadera riqueza de estos trabajos consiste en los comentarios de los lectores. Gracias por ampliar este tema que va adquiriendo matices!!! Gracias por su aporte!!!

  • Silvio Yutuel

    Les faltpo mucho, Dina Star, Ota Ola, las aventuras de miguelín, el pedrito el paqueto.