Habilitados 46 centros de aislamiento en Villa Clara

De ellos, están en activo 36 y se mantienen diez de reserva, con 4059 capacidades en total.

Milaxy Yanet Sánchez Armas (a la derecha) y Yaritza Moya Caballero, jefa de la comisión de protección a la población del Consejo de Defensa Provincial, y secretaria de ese órgano, respectivamente. (Foto: Ricardo R. González)
Visto: 1939

Un cuidadoso trabajo de adaptación de locales e instituciones ha desplegado Villa Clara en función de los 46 centros de aislamiento habilitados para la atención de los contactos de los casos confirmados de la COVID-19, así como de las personas sospechosas.

De ellos, están en activo 36 y se mantienen diez de reserva, con 4059 capacidades en total.

Se dispone, además, de cinco con carácter provincial para recibir a las personas que arribaron al país después del 24 de marzo. Hasta el viernes 6, estos acogían a 212 personas procedentes de ocho países.

Según explicaron Milaxy Yanet Sánchez Armas y Yaritza Moya Caballero, jefa de la comisión de protección a la población del Consejo de Defensa Provincial y secretaria de ese órgano, respectivamente, para personas sospechosas sin riesgo se abrió en la capital provincial un centro en la sede pedagógica, con 264 capacidades, y otro para extranjeros —ya sean estudiantes o que laboran en el territorio— que han tenido contacto con casos confirmados. Este último radica en la Escuela de Capacitación de Recursos Hidráulicos.

En las 31 dependencias municipales están utilizadas 697 capacidades, para el 21,6 % de ocupación.

Tanto Milaxy como Yaritza destacaron el aporte de los trabajadores que brindan un servicio ajeno al acostumbrado, pues estas instalaciones habitualmente funcionan como escuelas, centros de campismo, entidades de alojamiento y otros perfiles, excepto el servicio médico que corresponde a los profesionales de la Salud.

Ante preocupaciones de la población, aclararon que cada dependencia está certificada por la Dirección de Salud, y no deben existir dudas en torno a supuestos peligros por la cercanía de esas áreas a las viviendas.

«Nunca se va a tomar una decisión que pueda afectar la salud del pueblo», precisaron.

También se refirieron a las condiciones creadas en dichos centros para que la estancia allí sea lo más llevadera posible. Ello ha implicado reparaciones de baños, reajuste de locales, trabajo en las instalaciones hidrosanitarias, conexiones eléctricas y el área necesaria para el equipo de Salud.

Cada persona recibe a su llegada un módulo de aseo, además de contar con televisores en los cubículos, y los recursos indispensables para mantener la protección.

Es de estricto cumplimiento el reglamento interno, y se insiste en la disciplina de cada uno de los aislados, que no pueden transitar por el resto de las habitaciones ni recibir visitas de familiares y amigos.

Para cualquier duda o preocupación, se ha habilitado el teléfono 42215057, al tiempo que se instalarán otros en las propias instituciones para informar sobre el estado de cada persona y criterios que requieran de atención.

Como punto final, Milaxy Sánchez y Yaritza Moya recuerdan algo con un fundamento capital. «Esta experiencia constituye un aprendizaje para todos. No se parece a las contingencias ciclónicas ni a las de otro tipo de fenómenos, por lo que se requiere de absoluta disciplina».

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.