«Imposible sustraer a la ciencia de las coyunturas sanitarias», enfatiza la delegada del Citma en Villa Clara

El nuevo coronavirus, el dengue y las epidemias constituyen peligros sanitarios, y el Citma pone a la comunidad científica y a las entidades que participan en estos procesos en función del enfrentamiento a las vulnerabilidades

Visto: 812

Los contratiempos sanitarios actuales resultan una razón para que el sistema de Ciencia en la provincia de Villa Clara no deje pasar entre telones la jornada por el Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio) y la realice de una manera limitada, pero digna y diferente.

Lo asegura la Dra. María del Carmen Velasco Gómez, delegada del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), quien precisa que enfrentar el nuevo coronavirus, el dengue y las epidemias constituyen peligros sanitarios, y para ello también trabaja el Citma al poner a la comunidad científica y a las entidades que participan en estos procesos en función del enfrentamiento a las vulnerabilidades a fin de reducirlas y evitar que se conviertan en desastres.

Dra. María del Carmen Velasco Gómez, delegada del Citma en Villa Clara.
Dra. María del Carmen Velasco Gómez, delegada del Citma en Villa Clara.

«Ello como motivación especial, pero también sería injusto obviar los resultados de nuestra comunidad durante 2019, que figuró como muy buen año en el tema ambiental, sin llegar a ser perfecto».

Luego de reconocer y felicitar al resto de las provincias destacadas (Camagüey y Granma) y a Pinar del Río como sede nacional por el 5 de junio, la representante del Citma en el territorio repasó algunos avances y se detuvo en la integración con los organismos vinculados a los temas ambientales: «Una voluntad administrativa afianzada en el pasado año en función de las mejoras en el desempeño en la temática».         

En conferencia de prensa, acompañada de las másteres en Ciencia Lourdes Castelo Valdés, subdelegada de Medio Ambiente, y Mayelín Morales Sarmiento, al frente de la información y comunicación, análisis y control, acorde con la nueva estructura del Citma, la Dra. María del Carmen Velasco explicó que el organismo funge como gestor público para que se cumpla lo que debe hacerse.

—Pudiéramos decir que, a pesar de esta nueva estructura, la sistematicidad y previsión acostumbradas de Villa Clara son fundamentos para avalar resultados?

—La provincia cuenta con su estrategia de desarrollo ambiental, aprobada por el órgano de Gobierno, y establecida de 2016 a 2020. Ahora más comprometidos con la política ambiental, de propiedad industrial, de gestión documental y memoria histórica, y la de normalización, metrología y calidad, por lo que cada una ocupa una o varias aristas de la vida y a ellas hay que responder.

—Entre tantas cuestiones que incluye la agenda, ¿cuál constituye aquella que, a su consideración, acumula las mayores insatisfacciones?

—Diría que la calidad ambiental. En ella se concentran las reservas porque depende del actuar de múltiples entidades, de los organismos y de la necesidad de tributarle amor y respeto al medio ambiente por parte de la comunidad. En ello interviene el tratamiento de los residuales sólidos, los desechos peligrosos, todo lo que induce a los ruidos, lo que conspira contra la calidad del aire, en medio de una provincia que le aporta a la industria azucarera del país, pero que no deja de emitir residuales.

—¿Y las restantes industrias?

—La Electroquímica, Planta Mecánica, INPUD, la Textilera tienen sus características. Unas consumen mucha agua y, por tanto, tienen residuales líquidos; otras poseen elevado consumo de energía y resultan agresivas al medio ambiente. Cada caso demanda su monitoreo, a pesar de las mejoras, y no se excluyen otras inversiones en proceso de montaje que resultan imprescindibles para el mejoramiento ambiental, aunque algunas no marchan a la par de lo deseado, sin contar la situación con las instalaciones porcinas, agropecuarias y avícolas.

—En el caso de las inversiones existen ostáculos que vencer…

—Villa Clara destinó 63 500 000 pesos para inversiones en el pasado año, con peso fundamental en la cayería del noreste. El plan se ejecutó al 88,9 % y fue considerado como el mejor año del quinquenio. Ahora bien, en este rubro intervienen varios factores que no todos dependen de la voluntad administrativa, política o gubernamental, y para nadie es secreto que exigen mucho dinero, no siempre disponible. 

«La industria alimenticia es las más distante de las inversiones requeridas; sin embargo, hay un camino ya discutido, mientras la Teneria, que no tiene planta para tratamiento de residuales, cuenta con un proyecto de ejecución aprobado con análisis de factibilidad económica que no existía anteriormente».

—Si hablamos de rigor, ¿qué panorama muestran las fuentes contaminantes?

—La lista de estas se conciliaron con cada organismo, incluso con un documento que respalda, y se avanza en el análisis y permisos de vertimiento, que cuentan en la actualidad con mayor severidad.

—A pesar de un programa limitado por este 5 de junio,  ¿Villa Clara le «cantará» al Planeta?

—Hay muchas formas de aportarle a este mundo nuestro, y todo el esfuerzo realizado por la comunidad científica y las instituciones que se suman es el mejor regalo en una jornada que no será poco lúcida, todo lo contrario, un esfuerzo a nuestra manera y bien sentido. Queda camino por andar.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.