Una villaclareña conquista a Arequipa

Dulce Milagros Hernández Ibáñez enfrenta, junto a otros colegas, la difícil situación que padece Perú ante la COVID-19. Historia de amor a la manera de los cubanos.

Llegada a Perú de la brigada médica de Cuba para enfrentar la COVID-19.
Llegada a Perú de la brigada médica cubana, compuesta por 85 colaboradores. (Foto; Cortesía de la entrevistada)
Visto: 1169

Llegó a Perú sin pensar en el icónico Machu Picchu ni en esas particularidades de los acueductos subterráneos de Cantalloc, y sí en el panorama que encontraría en la nación que, en 1970, sufrió el sismo más devastador de la historia, para el que Cuba aportó unas 150 000 donaciones de sangre. Dulce Milagros Hernández Ibáñez arribó como integrante del contingente internacional Henry Reeve, a fin de aliviar a personas que necesitaban preservar su amenazada salud.

Licenciada en Enfermería de Cuba Dulce Milagros Hernández labora en Perú en el enfrentamiento a la COVID-19.
Si algo resulta importante es el cumplimiento de las estrictas medidas de protección antes de emprender el trabajo diario. (Foto: Cortesía de la entrevistada)

De Lima solo pudo apreciar las luces de la ciudad desde la altura, porque le sorprendió la noche a la llegada, la cual califica como una experiencia inolvidable, sobre todo el momento del descenso de la aeronave próximas las 11:30 de la noche del pasado 3 de junio.

«Muchas emociones vividas al unísono. Nos esperaba nuestro embajador, Sergio González González, al pie de la escalerilla del avión, además de la presencia de las autoridades peruanas de Salud, y los jóvenes médicos de este país que estudiaron en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), cuyo comportamiento ha sido incondicional al ofrecernos todo el apoyo y resultar como esa familia con la que siempre podemos contar. Hay que agregar la nube de fotógrafos y periodistas que no querían perder ni un segundo del arribo».

Un viaje aproximado de seis horas, con escala en Barranquilla, Colombia, donde apreció el primer contraste al sentir en la piel un cambio de temperatura abismal. Luego del calor desmedido a la salida de La Habana chocó, al término de la travesía, con un frío provocante de temblores que le impedían hablar.

Emociones de un primer tiempo 

Cuatro villaclareños integran el grupo de 85 colaboradores que brindan atención en igual cifra de regiones, bien distantes de la capital del país. A ellas llegaron luego del descanso necesario en Lima. Es tan marcada la lejanía, que se impuso el traslado por vía aérea. Así conocieron el rostro de Ayacucho, Moquegua, Ancash y Arequipa, donde trabaja esta licenciada en Enfermería con 31 años de experiencia.

Actualidad peruana

A pesar de que la República de Perú figura entre los países de mayor diversidad biológica y de recursos minerales en el mundo, la situación de la COVID-19 le afecta sobremanera.

Hasta el pasado 17 de agosto, Perú registraba 26 658 fallecidos y 549 321 casos confirmados desde que se inició la pandemia; sin embargo, en fecha reciente se notificaron más de 7000 casos en un solo día.

Mapa de Perú.
Arequipa es uno de los veinticuatro departamentos de Perú y el cuarto más poblado. Está ubicado al suroeste del país y, de acuerdo con el censo de 2017, contaba con 1 382 730 habitantes.

Respecto a los grupos etarios, el mayor número de afectados se registra entre los 30 y 59 años. Le sigue el de 18 a 29 años y, luego, el de 60 años a más.

Por las propias condiciones el presidente de la nación, Martín Vizcarra Cornejo, determinó que los domingos vuelvan a los toques de queda durante todo el día, así como el despliegue de ministros a diferentes regiones con acciones inmediatas para contener la pandemia en el país.

Se suman, además de Dulce, la Dra. Dania Albelo Pérez, de Santo Domingo, en Moquegua, y los licenciados en Enfermería Raúl Triana y Alexander González, ambos de Sagua la Grande, en Ancash.

El colectivo en Arequipa desempeña sus acciones entre el hospital regional Honorio Delgado, y la Atención Primaria a la que fue asignada la enfermera santaclareña.

«Nos deslizamos hacia comunidades de difícil acceso, con terrenos agrestes, incluso donde nunca había llegado una brigada de Salud, como es el caso de Santa Isabel de Siguas. La labor en el terreno resulta indispensable, por lo que enfatizamos en las pesquisas para buscar casos sospechosos a la COVID-19, sin descartar las pruebas rápidas a las personas que lo requieran».

—¿En el caso de resultar positivos?

—Actuamos de acuerdo con los protocolos establecidos, procedemos al cerco epidemiológico de los contactos y, posteriormente, al seguimiento clínico por 14 días. También, se realiza consulta médica en carpas habilitadas en cada comunidad hacia donde nos desplazamos. A diario son atendidos alrededor de 150 casos por nuestra brigada y, en ocasiones, la cifra se sobrepasa.

—¿El criterio de los peruanos?

—Están muy contentos con el trabajo. Diría que se han acostumbrado a nuestra atención médica, y cuando nos trasladan para otra comunidad preguntan por nosotros, ya que muchos quieren atenderse con los cubanos.

Sorpresa en «El Pedregal»

A Dulce Milagros Hernández Ibáñez le sorprendió un gesto muy hermoso a la llegada a la comunidad de El Pedregal, distante a 917 km de Lima. Una joven cubana, estomatóloga santiaguera, casada con un médico peruano que estudió en esa provincia oriental, ha brindado apoyo incondicional.

«La Dra. Lankiu nos refería que desde que se enteró de la llegada de una brigada médica cubana padecía de insomnio debido a la emoción, estaba ansiosa por saber de qué lugares de Cuba procedían y, sin duda, ha sido de gran ayuda para el colectivo».

Baste decir que Brasil, Perú y México resultan los países más afectados por el nuevo coronavirus en Latinoamérica.

Según fuentes oficiales, la provincia de Arequipa concentra el 93.5 % de los casos positivos en la región desde el inicio de la pandemia, seguida por Islay y Caylloma, con su centro urbano en El Pedregal.

¿Quién es Dulce Milagros?

Un ser humano que responde verdaderamente a su nombre. Alguien que escogió su carrera por amor, porque desde niña siempre deseó estudiar Medicina y terminó siendo enfermera. Una vocación de cuyo ejercicio no se arrepiente por los incuestionables valores humanos que exige.

«Desde 2014 laboro en la dirección de Salud en Santa Clara, y cumplo mi segunda misión porque la primera fue en Venezuela, hace nueve años, donde me desempeñé como jefa de la misión Milagro en el estado de Bolívar».

Ya en las noches trata de vencer el cansancio, pero vienen las añoranzas: el deseo de ver a su hijo Yasiel Torres y al pequeño de este, de dos años, más allá de las fotos que atesora en el celular. De repente también llegan las ansias de viajar hasta Corralillo, donde ellos residen, y darles el beso que de momento impide la distancia.

Licenciada en Efermería Dulce Milagros Hernández realiza pesquisa en Perú para combatir la COVID-19.
En plena labor de terreno. Dulce profundiza las pesquisas en zonas de residencias que no reúnen las mejores condiciones. (Foto: Cortesía de la entrevistada)

De igual forma, a sus padres Dulce y Antonio (Machito), gracias a quienes resulta una profesional internacionalista por ser su motor impulsor.

Entre la oscura noche y el titilar de las estrellas confiesa que de Santa Clara lo extraña todo, «hasta los carretones de caballo, porque cuando se está lejos de tu tierra te percatas de que la quieres mucho más, con sus virtudes y defectos, como todo, pero es lo nuestro. Razón tuvo Colón al sentenciar que: ‘‘Es la tierra más hermosa que ojos humanos han visto’’.»

Un día y otro, y Dulce vence el intenso frío y la hora de diferencia con respecto a su Patria. A veces se cuestiona las bajas temperaturas que la envuelven y tanto calor en su caimán antillano, a la vez que mira el cielo y no resulta tan azul como el de Cuba.

Este año también extrañará no estar presente para el aniversario 60 de la FMC, mas «estamos orgullosas de saldar nuestro deber y de regresar con la misión cumplida».

Puede que el sueño demore en llegar… Dulce seguirá contemplando las imágenes de su hijo y del nietecito querido, junto a las de sus padres que le mostraron el camino del bien. El alba traerá un nuevo día para esta villaclareña que, a base de acciones, siente por la humanidad y conquista a Arequipa.

Se han publicado 1 comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Jota

    Muy buena la cooperación solo aclarar algo a los que nunca han estado en arequipa en peru esas recidencias pobre asi como la de la imagen mostradas son las menos porque arequipa es una de las ciudades mas bellas de América latina y no se ve esa pobresa que muestra la foto tampoco en grandes escala. Sin decir que peru es unos de los paises con mayor crecimiento económico en los últimos años gracias al gran trabajo de ese pueblo que parecen hormigas trabajando dia y noche ..pero exelente cooperar con los paises .pero tambien pongan imagenes de la mayoria de las recidencias en peru que es muy bonita ciudad