La epopeya hidrológica en Villa Clara

Aunque las intensas lluvias de la tormenta tropical Eta causaron estragos casi en todo el territorio villaclareño, la infraestructura hidráulica de la provincia no reporta daños.

Presa Palmarito, en Villa Clara, Cuba.
La presa Palmarito vertió gastos máximos de alrededor de 600 metros cúbicos por segundo. (Foto: Elizabeth Quintana Aparicio)
Visto: 1248

Después de ocho meses de pandemia, continuas agresiones económicas con sello «revuelto y brutal», y tensiones políticas en todo el mundo, pensamos que las elecciones presidenciales en Estados Unidos serían el último brote de incertidumbre del 2020. Entonces apareció «Eta», con una trayectoria caprichosa y la promesa de no alejarse del mar Caribe sin hacer escala en la mayor de las Antillas. ¡Y qué escala!

El 28.° evento meteorológico de la actual temporada ciclónica atravesó la isla el pasado 8 de noviembre. Aunque la jornada transcurrió con relativa calma para los villaclareños, durante la noche del día 9 y la madrugada del 10, intensas lluvias asociadas a una banda de alimentación de la tormenta tropical perturbaron la normalidad.

La furia de las aguas

Según Lisardo González Saavedra, subdelegado adjunto de Recursos Hidráulicos en Villa Clara, entre las 8:00 p.m. y las 6:00 a.m., los pluviómetros de Santa Clara y Placetas marcaron acumulados superiores a los 100 milímetros. Manicaragua reportó una media de 297,8; y en varias localidades de la provincia —incluidos puntos de la zona montañosa— los registros sobrepasaron los 400 milímetros. Todos los índices superan la media histórica del mes de noviembre.

Para Tomás Díaz Pérez, director nacional de Diseño y Servicios Ingenieros de la OSDE Gestión Integral de Aguas Terrestres, varios factores transformaron el líquido vital en amenaza. «“Eta” llegó al final del período lluvioso con suelos saturados y considerables reservas acuíferas. Además, las precipitaciones intensas y persistentes nos obligaron a evacuar grandes volúmenes de agua en poco tiempo».

Presa Alacranes, en Villa Clara.
«Alacranes» es el tercer embalse de Cuba en cuanto a capacidad de almacenamiento. Para aliviar sus aguas, sin provocar grandes daños a las comunidades aledañas, los especialistas extremaron las precauciones. (Foto: Alfredo García Pimentel)

Con el escurrimiento desde las montañas y el crecimiento de los cauces, entre las 10:00 a.m. y las 5:00 p.m. del pasado martes, la situación hidrológica se tornó alarmante. Ocho de las 12 presas alcanzaron su capacidad máxima y resultó imprescindible el vertimiento en nueve embalses.

González Saavedra explica que los operarios y especialistas de Recursos Hidráulicos asumieron un reto doble: aliviar grandes volúmenes del líquido acumulado para preservar la seguridad constructiva de las presas, y disminuir los riesgos de inundaciones en comunidades aledañas a las corrientes de agua, sobre todo en los municipios de Sagua la Grande, Encrucijada y Santo Domingo.

«Respecto al desbordamiento de los ríos, el mayor problema fue en la cuenca de Sagua la Chica —informó—. Si bien las aguas mantuvieron niveles inferiores a los alcanzados durante la tormenta subtropical Alberto, sí hubo afectaciones, específicamente en la comunidad de El Santo. Pero los pobladores de la zona ya estaban evacuados y no tuvimos que lamentar la pérdida de vidas humanas».

Emergencia en Palmarito

En materia de recursos hidráulicos el daño más significativo recayó sobre la interrupción del tránsito en la Autopista Nacional durante casi 24 horas; pues, como resultado de las operaciones en la presa Palmarito, las aguas sobrepasaron el puente del río Sagua la Grande en el kilómetro 254 de la vía.

Tramo de la Autopista Nacional inundado durante la tormenta tropical Eta.
El llenado súbito de la presa Palmarito y el vertimiento de sus aguas sobre el cauce del río Sagua la Grande interrumpieron, en el km 254, la vía de comunicación más importante del país durante casi 24 horas. (Foto: Luis Evidio Martínez)

El escurrimiento desde las montañas y las continuas lluvias sobre 70 000 000 de metros cúbicos ya acumulados llenaron súbitamente el embalse. «La eficiencia de los operadores permitió minimizar el peligro y mantener el volumen total de 80 000 000 de metros cúbicos para afrontar el período seco que recién comienza», detalló Juan José Medina Soca, director de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico de Villa Clara.

«Muchas personas ven las presas como un peligro. Por el contrario, estas permiten retener grandes cantidades de agua, regular el líquido que se vierte y reutilizar el que queda almacenado. Si el embalse no hubiera estado ahí, la inundación de la Autopista se habría prolongado mucho más de un día», sentenció Lisardo González Saavedra.

Buenas noticias

El subdelegado adjunto de Recursos Hidráulicos en Villa Clara anuncia con beneplácito que no ocurrieron afectaciones en la infraestructura de la provincia. Las presas, las plantas potabilizadoras y las estaciones de bombeo presentan buenas condiciones técnicas.

Presa La Quinta, en Villa Clara.
Todavía persiste el monitoreo de las aguas vertidas desde las presas La Quinta (en la imagen) y Minerva, para mitigar las inundaciones en la comunidad de El Santo. (Foto: Osmary Torres Vega)

«Solamente tuvimos interrupciones en el suministro de agua a la ciudad de Santa Clara, porque los residuos arrastrados desde la montaña enturbian las aguas y afectan la calidad del líquido vital que ofrecemos a la población. Los compañeros de Acueducto y Alcantarillado trabajan para resolver este problema lo más pronto posible», expuso.

El directivo asegura que la extensión de las lluvias por casi toda la geografía villaclareña dejó las cuencas superficiales en estado favorable. A inicios del período seco en Cuba, la provincia recuperó alrededor de  60 000 000 de metros cúbicos de agua. Excepto Hanabanilla y Palma Sola, todos los embalses se encuentran a plenitud de sus capacidades, para un 87,7 % de llenado.

Aunque las mayores precipitaciones cayeron en la zona montañosa, la presa ubicada en esa región no completó su capacidad. Sin embargo, recibió 30 000 000 de metros cúbicos y alcanzó el 67,7 % del volumen total. Así, garantiza el abasto a la población y la generación de energía eléctrica.

Río Sagua, en Villa Clara.
Tras las lluvias intensas y los vertimientos de las presas, el cauce del río Sagua la Grande se mantiene estable. (Foto: José Miguel Pérez Dib)

Luego de una estancia poco grata cerca del territorio cubano, la tormenta tropical Eta continuó su movimiento al norte. Los especialistas de Recursos Hidráulicos en Villa Clara mantienen el monitoreo de los cauces próximos a las comunidades de El Santo, Pavón y el municipio de Santo Domingo, en comunicación permanente con las autoridades del Partido y el Gobierno en dichos territorios.

Reducir los peligros, preservar las reservas acuíferas y usar racionalmente las reservas hídricas constituyen máximas para los trabajadores de Recursos Hidráulicos. Ni «Eta» ni el resto del alfabeto griego podrán abatir el desvelo de especialistas y las manos diestras de operarios, que se ocultan detrás de cada metro cúbico almacenado.

Se han publicado 4 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Fernando G

    Realmente ha sido una faena dificil, pero como siempre logramos sobrepasar las dificultades y avanzar.
    Como en todas las cosas de la vida debe de haber un equilibrio, y esto nos trajo mucha agua, cuando por lo general siempre nos quedamos corto con este producto preciado para la vida cotidiana, pero ya hace mas de dos semanas que pasaron estas lluvias y puede que sea verdad que los arrastres hayan contaminado las aguas, pero hoy 17/11/2020, todavia no hay solucion para generar el agua que necesita la poblacion y la justificacion es la contaminacion. Se hace necesario que las autoridades del gobierno y el Partido, tomen carta directa en esta solucion de este problema pues hay MUCHOS lugares y hogares en Santa Clara , como la Vigia, donde no hay de donde sacar agua, especialmente los Edificios y se hace mucho mas compleja la vida para cualquier familia si le adicionamos los problemas que ya tenemos para alimentarnos, transportarnos, tanto por la escace de producto como por la subida irracional de casi todos los productos sin una justificacion objetiva y con la nula accion de los organismos de control y direccion del estado.
    Reconozco que debemos prevenir enfermedades asociadas a la mala calidad de las aguas, pero esta agua nunca han tenido una calidad idonia y hoy las autoridades sanitarias se plantan en el centro de estos problemas y para mi agudizan mas la situacion, y lo expreso por estas razones.
    ¿de donde van a sacar el agua que se necesita en los edificios multifamiliares? Se para liza la entrega de agua pero no se dan mas alternativas.
    ¿cuantos dias mas tenemos que recistir?
    ¿porque no se rellenan las cisternas de estos edificios para que sean bombeadas por sus turbinas?
    ¿no saben las autoridades sanitarias que un numero importante de pozos, sus aguas no son aptas para consumo? y se han estado utilizando por años por los ciudadanos.
    Yo que vivo en la Vigia, llevo mas de 10 dias sin agua y vivo en un 5to piso, y me imagino que los responsables de las entregas de las aguas y los que deciden hacerlo, solo diran. Que te parta un rayo viejo.

    • Ciudadano

      Osado su comentario, pero muy preciso y merecedor de toda la atención de nuestras autoridades.
      Sencillamente sin agua no se puede vivir. Así de simple es esta cuestión.
      Solo espero que alguna autoridad lea su denuncia y le dé el curso correspondiente.
      10 días sin agua, y en edificios multifamiliares sin ascensor, es absolutamente deprimente.
      Evidentemente alguien no está cumpliendo la función para la cual fue elegido en su cargo.

  • Alexey

    Podrán estar las presas aliviando con más del 100% de sus capacidades, el agua podrá tener calidad o no, pero la situación con el abasto de agua a comunidades seguirá siendo ineficiente, en Santa Clara que es la capital de la provincia existen estos problemas y pocos se sensibilizan, los edificios multifamiliares de la Vigía en Santa Clara 10 días sin agua. ¿ Que dejaremos para los demás municipios de la provincia si en la capital suceden estas cosas ?, púes les cuento que aquí en Sagua la Grande en el antiguo Batey del central Antonio Finalet los edificios multifamiliares donde yo recido que son 4 y 3 de ellos son de 5 plantas, llevamos más de 1 mes cargándola a cubos, donde en pisos altos, viven ancianos que tienen que pagar para que se la carguen hasta 50 y 60 pesos de sus pensiones por un tanque de 55 galones a jóvenes para poder satisfacer sus necesidades, esto aquí nadie lo ve, lo sabe el secretario del PCC, el director de acueducto, delegados y hasta se ha escrito a la presidencia y aún seguimos en las mismas, ya desde dias antes de la visita gubernamental de nuestro presidente a la provincia comenzó el dilema y todavía hasta el día de hoy no se a vuelto a bombear agua por no caer ni gota a la dichosa sinterna, tomándose como única solución y alternativa por la dirección del municipio, vaciar en la sinterna cada 6 o 7 días 2 o 3 pipas con tractores con el gasto de combustible que conlleva, afectándose la economía del país para que los pobladores y residentes del Batey la sigan cargando a cubos y dilatar más la solución real que es la de abrir una válvula que da paso al líquido la cual se mantiene cerrada, lo que concidero una gran falta de respeto a este consejo popular y sus vecinos, lo cual a generado un gran descontento en los vecinos de toda la comunidad.

  • Ruperto

    Mucha agua en las presas,ninguna en nuestras casas.