Santa Clara: cuarto día de feria

Dedicado a la venta de granos, viandas y hortalizas. Fueron asados y vendidos a la población dos toros en las áreas recreativas del Sandino.

Feria comercial en Los Pilongos.
Eloy Abreu, una de las figuras jóvenes del béisbol villaclareño (Foto: Carlos Rodríguez Torres).
Visto: 1117

Este miércoles 29 de diciembre, cuarto día consecutivo de la feria de fin de año en Santa Clara, estuvo dedicado de manera preferente a la venta de frijoles, harina de maíz, arroz y una limitada cantidad de garbanzos. No faltaron otras opciones, como la venta de viandas, hortalizas y frutas en la zona de la Doble Vía del Sandino.

Como novedad estuvo el asado, para su venta, de dos toros en las áreas aledañas a las carpas del propio Sandino, junto al expendio de bocaditos de carne de cerdo, cerveza dispensada y otras opciones gastronómico-recreativas.

El asado de dos toros para su venta, a razón de 200,00 pesos la libra de carne, fue una de las ofertas más atractivas de la feria de Santa Clara en su cuarto día. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

Por tercer día consecutivo se mantuvo la venta —prevista solo para el lunes 27— de ron Decano, vino y sirope en los kioscos redondos, pues su cuantía permitió continuar su expendio de manera ininterrumpida, sin que las colas mermaran.

Las ventas de los granos se concentraron en el recinto ferial Los Pilongos, en cantidades que en frijoles negros superaron las 50 toneladas, con otra cifra aún mayor de arroz y cientos de paquetes embolsados de harina de maíz.

Los precios atractivos atrajo a la población, aunque la cola era bastante inferior a la de los días precedentes; al extremo, que al filo de las 8:30 de la mañana era casi inexistente.

La libra de frijoles negros estaba, como máximo, a 45 pesos; la de harina de maíz, en bolsas de algo más de un kilogramo, a 30 pesos, y la libra de arroz oscilaba entre $20,00 y $30,00; precios muy por debajo de los del mercado informal y especulativo, que se hace llamar de oferta y demanda.

Las viandas, hortalizas y frutas abundaban en la zona de la Doble Vía del Sandino, con precios bien asequibles. La mayor concentración de santaclareños estaba en la venta liberada de cebolla blanca, a $30,00 la libra.

En horas bien tempranas, los lugares de feria fueron recorridos por las principales autoridades de Villa Clara: Yudí Rodríguez Hernández y Alberto López Díaz, primera secretaria del Partido y gobernador, respectivamente.

Las principales autoridades políticas y gubernamentales de Villa Clara, acompañadas por las del municipio cabecera, recorrieron bien temprano los distintos puntos de venta. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

En cada lugar se conversó con la población concurrente y los niveles de aceptación fueron altos, tanto por la variedad de las ofertas como por sus precios, así como los niveles de organización alcanzados.

Mañana terminan los días de feria y como colofón vendrán los campesinos de Camajuaní, pertenecientes al Movimiento Político-Productivo de los 90, una fuerza de vanguardia en la producción de alimentos en Villa Clara, que alegrará la mesa del 31 con variadas ofertas, en particular, con el ñame.

También vendrán productores de otros municipios, como el famoso Pies Descalzos, Javier Sánchez, de Sagua la Grande, quien prometió vender sus tomates, coles, yucas y otras producciones a precios muy bajos.

Opciones de granos y precios bien atrayentes en el recinto ferial Los Pilongos. (Foto: Carlos Rodríguez Torres)

Será un digno cierre de las ferias de fin de año en los 13 municipios villaclareños y una prueba fehaciente de hacer posible lo imposible, gracias a la voluntad política y gubernamental, y al apoyo incondicional de los campesinos, las empresas estatales involucradas y la Agricultura con sus diferentes entidades.

 

Se han publicado 2 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Juan...

    El miércoles 29 y jueves 30 de diciembre de 2021 he comprado, por error reiterado, Vino Brindis a granel en la esquina de la "Casa del Gobernador".
    El miércoles 29 tenía "algo" de sabor al "Vino Brindis" que recordaba y que hace unos cuantos meses vendían con la calidad requerida en ese lugar. Hoy, 30 de diciembre de 2021, cuando compro -nuevamente- me han vendido "agua sucia" con sabor a todo menos a "Vino Brindis”.
    Mi pregunta es ¿dónde están los que deben velar por la calidad de los productos que se reciben y de los servicios que se prestan?
    Imagino que en ese lugar existan mecanismos de control interno con plazas que cobran por “dirigir/administrar” hasta los que cobran por “supervisar/auditar” la calidad de los productos que se adquieren y de los servicios que se prestan. Eso sin nombrar a los “niveles superiores” que deben tener plantillas con cargos para realizar esas “funciones de control interno” en las entidades que dirigen.
    Omití citar los mecanismos de “auditoría/supervisión” del gobierno en el municipio y la provincia que tampoco ven ni utilizan mecanismos para comprobar la calidad de los servicios certificados de “primera categoría” que sólo la alcanzan en los papeles.
    ¿Cómo quedamos los consumidores que cuando reclamamos sólo recibimos respuestas que pretenden disimular el “actuar omitido” de un conjunto de trabajadores que cobran por garantizar la “calidad de lo que se adquiere y de los servicios que se prestan”?

  • Alexis

    No había tenido tiempo de escribir, pero las ferias a mi me dejaron claro, q se pueden hacer 2 o 3 veces al año y no guardar todo para el fin de año... eso me parece muy manipulado, como queriendo resaltar algo...... sobre todo el ron, que por la derecha y por la izquierda también, como decía un cliente...los parles tienen rueditas... se vendió mucho mucho ron... igual pudo haberse desconcentrado por consejos populares, con libreta incluida claro está...