Prosigue descenso de embalses en Villa Clara

Al cierre de este martes, y a pesar del agucero de hoy, la provincia solo acumulaba el 28,2 % de su capacidad total de llenado.

El embalse El Negrito de Manicaragua
El embalse El Negrito de Manicaragua. (Foto: Ramón Barreras Valdés).
Visto: 588

Cuando faltan pocas jornadas para que concluya mayo —mes que marca el inicio del período lluvioso—, las precipitaciones caídas en Villa Clara resultan insuficientes para incrementar el volumen de los embalses, como consecuencia de la prolongada sequía que desde hace varios años afecta al territorio.

Según precisó José Cristóbal Pérez Álvarez, especialista principal de Gestión de Recursos Hídricos de la Empresa de Aprovechamiento Hidráulico en la provincia, al cierre de este martes los embalses solo acumulaban el 28,2 % de su capacidad de llenado, equivalente a 285,3 millones de m³ de agua.

Manifestó que la situación más adversa la presentan las presas La Quinta, Palma Sola, Agabama y Gramal, al encontrarse prácticamente agotadas; mientras que Manicaragua acopia el 44,5 %, con restricciones para su uso desde el mes de febrero.

Hanabanilla —dijo— comprometida con las entregas del vital líquido a las ciudades de Santa Clara y Cienfuegos, solo almacena el 24,9 % de su volumen total. En tanto,  Alacranes no rebasa el 23, 7 %. Los embalses con una situación menos desfavorable resultan Minerva (42,9 %) y Palmarito (51,6 %).

Asimismo, se ha limitado el empleo del agua para el regadío en entidades de la Agricultura, fundamentalmente de la costa norte, para preservar la empleada para el consumo humano.

Indicó que también resulta alarmante el estado de los acuíferos, en especial las cuencas subterráneas Cayo Bejuco y Bermejal del municipio de Santo Domingo. También en Sagua la Grande tienen restricciones las ubicadas en Caguagua y La Chinchila.  

En cuanto a las lluvias —con tendencia hacia el noreste—, en abril llegaron a la media histórica  Santo Domingo, Corralillo, Quemado de Güines, Sagua la Grande, Cifuentes y Encrucijada. No así el resto de los municipios, donde existe una estrecha vigilancia sobre la evolución del fenómeno, tanto de las fuentes acuíferas como de los embalses.

Alertó, además, que de no incrementarse las precipitaciones en lo que resta de mayo y junio, el problema pudiera complejizarse en la provincia, y convocó a la población y entidades altas consumidoras a economizar el agua.