La historia no contada del «nuevo» Hotel Central

El salto de ruina a ícono de la cadena Hoteles E, no se alcanza en pocos días ni depende nomás de buenas intenciones.

Fachada del Hotel Central
Así ha quedado el Hotel Central luego de un extenso proceso de restauración. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)
Visto: 4342

Con el Hotel Central, de Santa Clara, ha sucedido todo lo previsible siempre que las expectativas son muchas. De la fecha inicial de apertura —anunciada para diciembre del 2015— y hasta el sol de hoy, transcurrieron diecinueve meses en los que la población engordó escepticismos, falsos rumores y chanzas.

«Yo los veo encaramáos por los balcones y pintando desde la mañana hasta la tarde. ¡Qué manera de dar brocha! Para mí que llevan todo este tiempo en lo mismo, y por eso no avanzan». Iliesky, bicitaxero de paso —porque en el parque Vidal no puede estacionarse para conseguir pasaje—, se acomoda la gorra y me muestra las dos banderitas (una cubana, la otra canadiense) que ondulan sobre el techo de su vehículo. « ¡Falta que hace que esto se nos llene de turistas!».

Silvino, manisero con 77 años a cuestas, valora el asunto desde una perspectiva más sentimental. «Cuando mis muchachos eran chiquitos los llevaba a tomar helado con bizcochos, todos los fines de semana, a la cafetería que había en los bajos del Central. Ese fue siempre un edificio lindo, pero en cuanto se convirtió en cuartería perdió el brillo y la elegancia. Me alegro de haber vivido para verlo tan renovado, aunque ya no sea un cliente».

Escalera de mármol de Carrara
Varios metros de los barandales originales de mármol de Carrara debieron sustituirse debido al deterioro y la depredación. (Foto: Sadiel Mederos B.)
Elementos del eclecticismo y lampistería
Los elementos decorativos típicos del eclecticismo, junto a la lampistería italiana elegida de acuerdo a los códigos estéticos de la década del 20, armonizan en un entorno donde distingue la elegancia. (Foto: Sadiel Mederos B.)

Domingo Ravelo Rodríguez, especialista de la Inmobiliaria del Turismo e inversionista del Hotel Central, confirma lo que muchos calculaban: la reconstrucción de uno de los inmuebles insignes del patrimonio y la memoria histórica de Santa Clara, se ha prolongado durante más de dos años y medio. Sin embargo, tras la barrera de metal que durante ese periodo obstaculizó el paso y la curiosidad de los caminantes, lo único que no se hizo fue perder el tiempo.

El salto de ruina a ícono de la cadena Hoteles E (Encanto), no se alcanza en pocos días ni depende nomás de buenas intenciones. Entre atrasos de orden constructivo —comenzaron la obra con la Constructora del Centro y debieron cambiar, a media marcha, por una brigada de Emprestur—, variaciones imprevistas en el proyecto inicial, pedidos en espera y préstamos y movimientos de mobiliario, la ciudad ha debido aguardar por una promesa que, a ratos, nos pareció demasiado vulnerable.      

Detrás de la fachada

La fiebre constructiva del machadato tuvo en Santa Clara a una de sus consentidas. La Carretera Central unió a la nación y algunos dejaron ver su prosperidad sobre las llantas de un Ford, entre telas y maniquíes o en los nuevos hoteles que se levantaron en las más importantes urbes cubanas.

Era 1929, y el Hotel Central abría sus puertas justo en las narices de la principal plaza de la ciudad, con sus portones de madera preciosa y cristal y su imponente escalera de mármol de Carrara. Dieciséis años después se le realizaría una división en la planta baja para cederle espacio a un banco, y durante la década del 60, surgiría la famosa cafetería que aún hoy añoran los santaclareños.

Hasta principios de la penúltima década del siglo, el Central se mantuvo como hotel, pero las necesidades a resolver en el sector de la vivienda eran (son) tan crónicas y profundas, que se decidió entregar el inmueble como morada para varias familias.

Columnas del balcón
Las columnas del segundo nivel del hotel estaban prácticamente colapsadas. Su restauración demandó del trabajo especializado del grupo RESTAURAQ, del Fondo Cubano de Bienes Culturales de Villa Clara. (Foto: Sadiel Mederos B.)

En poco tiempo, la depredación angustiante de los días del Período Especial y la infeliz iniciativa de abrir el centro nocturno Praga en el segundo nivel —amén de los tantos años de explotación continua— prácticamente inmolaron al edificio.

«Cuando intervinimos en 2015 se habían robado gran parte de los barandales de mármol, por lo cual tuvimos que acudir al Fondo Cubano de Bienes Culturales de Granma, con una gran experiencia en este tipo de trabajos. Buscamos imágenes de la época y similitudes entre los colores, pues teníamos que lograr la mayor armonía  posible entre el nuevo mármol y el de Carrara.

«La escalera del Hotel Central tiene un grado de protección Uno, ya que forma parte de los elementos originales de la edificación, al igual que sucede con el grey sevillano con que están decoradas varias superficies».

En su condición de inversionista, Ravelo Rodríguez ha estado a pie de obra desde el día cero. Habla de cornisas, capiteles, columnas y plastrones mientras ascendemos hacia los niveles superiores del Central. Toca las paredes, alza la vista y reitera, una y otra vez, cuan valioso resulta este inmueble.

Grey Sevillano
Detalles del grey sevillano que aún se conserva en el Central. (Foto: Sadiel Mederos Bermúdez)

«Mientras funcionó como edificio de vivienda, el Central perdió más del 40% del grey sevillano de los pasillos habitacionales. Quizás solo parezcan simples losas, pero la técnica con que se confeccionaban ya no se realiza en el mundo. Se trata de elementos que una vez colocados son casi imposibles de extraer, así que en lo que sacaban cinco o seis completas, destrozaban 40. Nos tocó restaurar el grey existente y, además, reproducirlo para vestir la segunda planta, tal y como lucía en sus inicios».

La primera versión del proyecto del Central se concibió con 19 habitaciones, pero en pleno proceso constructivo se giraron los timones y la «nave» enfiló por aguas más profundas. Una habitación en el primer nivel, 15 en el segundo y diez en el tercero, impusieron exigencias que trascienden lo arquitectónico.

«Con el Hotel Central se han reavivado técnicas artísticas perdidas en la provincia durante décadas, pues el reto no residía solo en recuperar el inmueble, sino los valores intrínsecos del mismo. En los años 20 del pasado siglo se importaba muy poco desde el extranjero y la mayoría de los elementos decorativos se hacían en el territorio. 

«Por ejemplo, la técnica del estuco veneciano que empleamos en los pasillos habitacionales del tercer nivel, no se había visto nunca más en Cuba. Los pasamanos de esa escalera son los originales, rescatados tras un arduo proceso donde se decaparon y se les aplicaron anti corrosivos, y también pudimos conservar la carpintería de las habitaciones del segundo nivel. Además, los artistas de la plástica que trabajaron en la obra son todos de Villa Clara, dado que entre las prioridades de la industria turística resalta el aunar las potencialidades internas para fomentar el desarrollo local.

Escultura de bronce
Esculturas de bronce, entre las obras de arte originales que exhibirá el Central. (Foto: Sadiel Mederos B.)
Habitaciones del Hotel Central
Todo el mobiliario del hotel es de estilo imperio. (Foto: Sadiel Mederos B.)

«El Central mostrará lienzos y piezas extremadamente valiosas, como las esculturas de bronce en las que los orfebres han utilizado los mismos métodos empleados por los artesanos del siglo XVIII y XIX. O sea, que demostramos con creces la calidad, la experiencia y el inmenso talento de nuestros creadores, pues nunca nos propusimos decorar el hotel con donaciones o falso biscuit de importación. 

«Para ser fidedignos y leales a la historia del Central, los clientes tendrán acceso a genuinas piezas de escultura, pintura y cerámica. Es decir, será un producto patrimonial y cultural inestimable, cuyo valor aumentará a medida que pase el tiempo».

Los reparadores del sueño

Con los pies colgados a varios metros sobre la calle; levantando, pieza por pieza, decenas de metros de pisos; modelando en arcilla dibujos de columnas y recomponiendo balaustradas desechas por los años y el abandono, los siete miembros del grupo RESTAURAQ —asociado al Fondo Cubano de Bienes Culturales (BFC) de Villa Clara— se empeñan, más que en rehabilitar un inmueble más, en devolverle la vida al centro histórico de la ciudad.

Tercer nivel
La propuesta de ampliar la capacidad habitacional demandó la construcción de un tercer nivel. Los barandales pudieron recuperarse tras un exhaustivo proceso de decapación y aplicación de anti corrosivos. (Foto: Sadiel Mederos B.)
Terraza en el tercer nivel del hotel Central
La terraza del tercer nivel será para uso intra hotelero. Incluirá tumbonas y un bar. (Foto: Sadiel Mederos B.)
 

Ernesto Cruz Sarduy, arquitecto y jefe del grupo, responde con pocas palabras mi pregunta de por qué se ha dilatado tanto la reapertura del Hotel Central. « ¿Usted recuerda cómo se veían las columnas del segundo nivel, abiertas y a punto de colapsar estructuralmente? Pues cada una de esas columnas demandó más de 20 días de trabajo, y eso fue solo una parte pequeña de los elementos deteriorados de esta obra».

Pioneros en la restauración de fachadas y con ocho años de experiencia, RESTAURAQ se encargó no solo de la recuperación de los elementos decorativos exteriores de los tres niveles del hotel, sino además de los pisos originales y del revestimiento de los interiores de las habitaciones.

«Los elementos eclécticos de la fachada del Central estaban prácticamente arruinados. La cornisa, por ejemplo, tenía los aceros expuestos y el hormigón en pésimo estado, por lo cual hubo que reconstruir todo, darle tratamiento a los aceros y reforzarlos. Las balaustradas, por el estilo, y en el tercer nivel habían colapsado por completo. Tuvimos que sacarles molde, reconstruirlas y fundir nuevos elementos, ya que lo único reutilizable fue el pasamanos».

La exquisitez resalta en las terminaciones. Corrientes de aire tibio se esparcen en los pasillos y la luz de la lampistería italiana —seleccionada de acuerdo a los códigos estéticos de la época— casi nos convencen de que esta será la primera vez del Central, y no una reapertura, 88 años después. Incluso, caminamos sobre el mismo suelo.

«Parece un milagro que se conserven tantos metros de los pisos originales, pero solo pudimos lograrlo seleccionando y extrayendo las losas mejor conservadas para luego limpiarles los bordes, darles lija y pulirlas. Otras debimos recomponerlas, como si se tratara de un rompecabezas, y con ese nivel de detalle cubrimos la «U» del segundo nivel».  

Mientras conversamos con Ernesto, Santa Clara coquetea a sus espaldas. La ciudad respira más allá del balcón del Central y casi es inevitable que ocultemos la sonrisa. «Poco a poco», le digo aludiendo a un futuro utilitario, hermoso y seguro para nuestros inmuebles patrimoniales. Arquitecto y visionario al fin y al cabo, Ernesto señala el coloso en ruinas que es hoy el Hotel Florida.

Portal del hotel Central
La conciencia ciudadana y el apoyo del gobierno en cuanto a las regulaciones del tránsito, resultan vitales y urgentes si se desean proteger las edificaciones patrimoniales de la ciudad. En la imagen, detalles de los maceteros, confeccionados en correspondencia con la estética de la Cuba de 1929. (Foto: Sadiel Mederos B.)

«Teníamos la esperanza de que en cualquier momento se anunciara la reconstrucción de uno de los inmuebles más hermosos del centro del país y, afortunadamente, el deseo se va concretando. Como institución, aspiramos a participar en los trabajos de restauración de la fachada y los exteriores. Del Florida lo que se debe rescatar es la fachada, pero el Floreale es otra cosa. Su interior constituye un tesoro de la memoria histórica de los artistas de la ciudad».

Colocando la teja

Las nuevas lámparas del Hotel Central permanecen resguardadas bajo grandes bolsas de nailon, a pesar de estar colocadas a varios metros de altura. «Es por el hollín de los vehículos y, sobre todo, de los ómnibus, ya que tenemos una parada en el mismo portal del inmueble», explica Domingo, el especialista de la Inmobiliaria del Turismo. «Y qué decir de la contaminación sonora. Nos preocupa sobremanera, pues invade la privacidad de los clientes y pone en riesgo a nuestras edificaciones patrimoniales». 

Ernesto y sus restauradores nos muestran las marcas de suelas de calzado sobre las columnas recién pintadas. «Esto ocurre a diario. Ya les indiqué que no pinten más esa área hasta que la apertura sea inminente, porque si no desperdiciamos recursos y tiempo. Necesitamos regulaciones efectivas del tránsito en los alrededores del parque, tal y como se hace en los cascos históricos de otras provincias. O sea, no se trata de prohibir, sino de regular con responsabilidad, rigor y conocimiento».

«Pueblo y gobierno habrán de estar a la altura para integrarse y colaborar con las necesidades de una ciudad que, finalmente, va cambiando».

  • Gilberto Vergel Mir

Muy buen trabajo..hermoso....el Parque es mejor cerrado sea turístico como en Remedios ...estas obras turísticas mejoran la vista del pueblo pues llama la atención los bellos colores ante una Santa Clara ....que si la vemos desde la Loma del Capiro predomina un sólo color el Gris....por ello continúen remodelando....dando colores a Santa Clara...Así podremos caminar y disfrutar de las bellezas arquitectónicas..y algún día tomar un café...o conversar con un amigo en las cafeterías del Nuevo Hotel Central ....

  • lona

En cuanto al cierre del portal debo decir que el Certificado de Microlocalización emitido por la Dirección Municipal de Planificación Física de Santa Clara con número MI 135 correspondiente al Informe Técnico de Microlocalización de Inversiones con código 256.1304.2.29.13 condiciona en su numeral 16 de las Regulaciones Urbanas y cito: "Se mantendrá el portal al frente, no permitiéndose la colocación de jardineras ni otros elementos que interfieran la libre circulación por el portal, elemento característico en el entorno en que se emplaza". Igualmente el Centro Provincial de Patrimonio Cultural de Villa Clara en respuesta a la consulta del Informe Técnico de Microlocalización de Inversiones antes mencionado regula y cito: "No procede la colocación de jardineras ni ningún otro elemento obstaculizando la libre circulación por el portal". Todo esto fue violado OLIMPICAMENTE por la entidad inversionista UEB Inmobiliaria del Turismo Villa Clara.

  • Andrés Olivera

Recientemente, la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción, en su asamblea de balance de los últimos 4 años en Villa Clara, criticó el anonimato en que los medios masivos de comunicación condenan a los profesionales que diseñan y proyectan estructural y constructivamente a las obras. Estimada periodista, no logró salir de esa tendencia! Villa Clara tiene un bien ganado prestigio por la calidad del diseño de las obras y por las soluciones ingenieriles de las mismas. Apoyo a nuestro colega Yoandri Choy por su comentario!

  • yanay espinosa sánchez

SEÑORES TANTO DINERO GASTADO EN TURISMO Y LO QUE MÁS NECESITAMOS LOS JOVENES TRABAJADORES ES QUE NOS DEN FACILIDAD DE MATERIALES PARA CONSTRUIR ,QUE ARREGLEN TODOS LOS SALIDEROS DE AGUA QUE HAY MÁS EN LA CALLE QUE EN CASA.ES HORA DE GASTAR EL DINERO EN AYUDA DE TODOS Y NO EN TURISTAS QUE EL GRAN PORCIENTO DE LOS CUBANOS NO PODEMOS IR A UN HOTEL .ESTO ES BIEN DESAGRADABLE POR LO MENOS PARA MI QUE VEO TODO LO QUE NECESITAMOS ARREGLAR

  • Desde Argentina

Es un orgullo para todos los villaclareños sin dudas asi se debe hacer con el Villa Clara, esto es una muestra ke si se puede, eso si todos no puede ser para el turismo los cubanos y santaclareños necesitan mas espacios asekibles pero sin dudas me conmovió gracias a todos

  • Rogelio

Por favor la letra de los comentarios si pudieraa ser un poco mas grande .
Muy bello que ha quedado el Hotel Central. Haber si puedo volverme ha hospedar en el algun día ....

  • yandry choy

Muy bien para la ciudad esta nueva obra, la cual ojala sus ingresos sean para bien de sus residentes. Quisiera llamar tambien la ateción, de que este artñiculo periódistico, viene por la línea de como se ha tratado en los medios de comunicación y difución cada obara que se inaugura, sea buena regular o mala, es huérfana de ese ente creativo en cualquiera de sus variantes, que se llama PROYECTISTA (Dígase el arquitecto principal y su equipo de trabajo). Creanlo o no, es una parte importante de toda obra, pues es quien primero piensa y soluciona todas las posibles complicaciones técnicas y creativas que supone cada intervención constructiva, ya sea una obra nueva o de rescate como esta en cuestión. Es un mal arraigado, alguien alguna vez catalogo ciertas profesiones de elitistas, y al parecer por ello no se mencionan en los medios, incluso muy pocos periodistas se toman el trabajo de averiguar a que vicisitudes pudo enfrentarse ese equipo técnico/creativo para concebir y llevar a la satisfacción del cleinte (en este caso nuestros inversionistas y explotadores del inmueble), así como cumplir con todos los requisitos técnico-constructivos, patrminoniales y cada una de las variables que entran a escena cuando se concibe yrealiza un proyecto. Es curioso como se menciona el aumento de capacidad de alojamiento, pero no se va a la raíz de que problemas pudo acarrear esa decisión y como hubo que solucionarla primeramente a nivel planimétrico, tl parece que inversionistas, ejecutores y constructores son los que solucionan y conciben toda una obra. Disculpen esta catarsis, pero soy arquitecto, por demás colega del Arquitecto Principal de esta obra, una persona tan humilde y sin pretensiones como cualquier constructor que protagoniza sonados artículos y reportajes de nuestros medios, un profesional que supo llevar a feliz término la concepción del proyecto para el rescate del antiguo Colegio Santa Rosalía, obra por demás, premio nacional de concervación y restauración (no recuerdo el año exacto, pero fue reciente), como es costumbre, mantendré su nombre en el anonimato, pero sería bueno que sin ínfulas de de elitismo alguno, ademas del arduo trabajo de los mencionados (inversionistas, restauradores, etc) se rinda "Honor, a quien honor merece". PD: Liena, esto no es personal, es simplemente profesional, muy buen articulo, muy buenas fotos, a pesar de que alguien en los comentarios le gustan las fotos descoloridas que dan ganas de cerrar ciertos artiulos nada mas abren en el navegador, pero es como mencionar de una operación a corazon abierto a todos menos al cardiologo o al momento en el cual se sienta el team a hacer el trabajo previo de análisis del pciente y sus signos vitales y análisis clínicos, pues ni en una operación delicada, ni e una obra, se va a improvisar "in situ"

  • Pedro Nolasco

Muy bonito y funcional el Hotel y muy buen artículo que rinde justa mención a dos de los artífices de esa obra, Domingo Ravelo y Ernesto Cruz. Ingeniero el uno y Arquitecto el otro. No fueron los únicos pero sí los mas importantes.
Esperemos que ese duetto se mantenga para la construcción de los próximos, el Floreale y el Florida.

Respecto al artículo que salió primero en el periódico del día 26, aparece un error en el pie de la foto que ocupa el centro de la página cuando enseña una escalera y se dice que se reparó su baranda. Esa foto aparece también en el artículo digital.

Esa escalera es nueva, se hizo necesaria para acceder desde el segundo piso a la cubierta donde se construyeron nuevas habitaciones y la terraza. Su diseño fue sumamente complicado y su ejecución lo fue mucho más. Pero ahí está, contribuyendo a la capacidad y la funcionalidad del nuevo-viejo Hotel, orgullo de la ciudad.

  • fmm

Mardoscar: Eres un criticón, y un pesimista desinformado.

  • Mardoscar

Volviendo atiempos de antaño, quieren cerrar el Parque como cuáĺ?, es estúṕído darle toda cabida al sector turíśtico, cuando santa clara quiere un parque libre sin ninguna barrera, o es que quieren volver a los tiempos en que los negrosandaban por fuera y los blancos por dentro. CUIDADO DIRECCION DE VILLA CLARA, MINISTROS Y JEFES DEL PARTIDO, nada que ver una cosa con la otra. la ciudad no será´úń´ńóventa porciento turíśtica jamáś, pero si seguirá´śíéńdo una ciudad libre, bella y llena de sueños, no se equivoquen con eso.

  • Mía

¿Por qué las fotos tienen los colores subidos? Me parece que manipular las fotografías periodísticas, aunque sea de esa forma, es un disparate.

  • Javier

Nuestra ciudad cambia para bien de ella y su ciudadanos y sobre todo nuestro parque que tanto recuerdos nos trae aquellos que disfrutábamos nuestra juventud en sus alrededores y veimos que no había mejor lugar para pasar buen rato que pasear por sus amplias pasarelas etapas de cambio a llegado para bien su objeto social cambia hoy no podemos tener una parada guagua frente a un hotel o obstaculizar el libre pasó de los mismo turista y población pq hay una barrera creo eso no está nada bien ejemplo si un turista pide un taxi creo el paga para recojan frente al hotel y no que estar dando una vuelta para poder cogerlo se que esto es debido a que nosotros no somos capaces de cuidar nada y esa fue mejor solución para resolver ese problema pero el gobierno debe plantarse y saber que ya es hora que los ómnibus pasen por otra calle pq poco a poco nuestro centro cambia y no podemos detener ese proceso pq es para bien de todos es dinero que adquiere nuestra ciudad para mejorar sus estructura constructiva es hora que ya Santa Clara se enfoque en hacer más parques pq ya nuestro parque tendrá otra función deja de ser parque provinciano y se habre al mundo hoteles ,cafeterías, discotecas ,teatros,restauranes que mejor que eso y sobre todo que haya precios para todo tipo de bolsillos señores espero que no se detenga ahi y se intercale con otras plazas de la ciudad pq una ciudad bonita todos quisiéramos vivir en ella.

  • lona

Felicitaciones a los restauradores del Hotel Central y muy justa su preocupación por la parada de ómnibus en la fachada del hotel, lo cual desluce el esplendor devuelto a la edificación por el equipo de constructores y restauradores; amén del daño que ocasionan el humo y los ruidos de las guaguas locales y otros vehículos que circulan al rededor del Parque Vidal, incluyendo los ómnibus del tipo YUTONG que se parquean frente al Hotel Santa Clara Libre y la Casa de la Cultura impidiendo el disfrute visual a las personas que están sentadas en la parte exterior del propio parque. Como bién se menciona en éste artículo otras instalaciones hoteleras están por restaurarse en el futuro en los alrededores del parque Leoncio Vidal, como son el Hotel Florida, Hotel Floreale por la calle Tristá detrás del Santa Clara Libre, Ampliación del Hotel América por la calle Gloria hasta el Nuevo Artesano que se convertirá en restaurant de éste, el edificio que ocupa la CTC conjuntamente con el Salón del DOR y otros. Va siendo necesaria para el gobierno y la Dirección de Ómnibus Urbanos de Santa Clara la reubicación de las paradas de ómmnibus locales hacia las calles paralelas al parque. Por su parte la Dirección de Cultura debe replantearse la programación hacia otras áreas que tiene la ciudad de algunas actividades cómo conciertos y festivales, que por su magnitud y la cantidad de personas que concentran en éste maltratado Parque Vidal hacen tanto daño al mobiliario urbano (bancos, cestos de basura, farolas, etc), monumentos, jardinería; incluyendo el ruido por los altos decibeles de los equipos de sonido. Rescatemos el Parque Vidal como remanso de paz para el bién del auge del turismo en nuestra ciudad, el bién de los turistas y nuestro propio bién.

  • jorgej

porque cerraron el portal? ese no es paso de las personas??? no entiendo , o sea si llueve o quieres guarecerte del sol , no puedes¿? es propiedad del hotel ese portal? en un escrito de

Luis Machado Ordetx
Estatales o privados se adueñan o parcelan el espacio común y propio, y ninguna institución toma cartas en el asunto. Las aceras, inherentes al transeúnte, tienen un socorrido lugar para habituales colas. Es lo común.

  • la_esquina_del_home

ojo bien grande, no se puede permitir que vuelvan a a cerrar el parque Vidal !!!!!! tomen las medidas que se deban tomar pero un parque Vidal cerrado de nuevo NOOO !!!
No he visto ninguna cuidad de Cuba con parque cerrados, exepto en La Habana vieja la plaza esa donde esta la famosa ceiba esa que la gente le da vueltas a las 12 de la noche creo, pero esa plaza cerrada es mas por motivos turisticos, y ademas hay miles de metros cuadrados de cuidad resataurada con libre circulación, no es el caso de nuestra Santa Clara que es nuestra unica plaza y cerrada se crea y caos circulatorio y hace a la cuidad muerta totalmente.
Pueden tomar medidas , regular velocidad, prohibir claxon de vehiculos, cambiar paradas y un monton de medidas, pero parque Vidal cerrado NOOOO.
gracias.

  • Mardoscar

De verdad es un sueño, quizáś´ṕáŕá´ḿúćhos algo casi imposible, ahora si creo que hay quienes les gusta trabajar para lograr cosas bellas. pero quisiera aclarar algo, podŕá´éĺ´ćúbano visitar y hospedarse en dicho hotel con un salario tan desventajoso y tan denigrante para el bolsillo del pueblo que es quien se merece ese hotel?, O no está´ćóńtemplado esto como dice nuestra constitucióń´que tenemos los mismos derechos a hospedarnos en hoteles?, perdóń, verdad es que nuestra vieja constitucióń´ńéćéśíta el doble de financiacióń´que el Hotel, ṕáŕá´ŕéńóvarla, porque es bien cierto que hasta el propio estado la viola grandemente. Sáquenle buen billete a nuestro inmueble antes que este, mate cien turistas ocurriendo como en Caibariéń, por restaurar viejas edificaciones inservibles. He dicho.

  • Santiago Ortega

Sugerencia temprana.
Solo sera' posible la conservacion general, si se emplea adecuado personal de proteccion y vigilancia capaz de impedir mediante la imposicion de severas multas sobre los actos de vandalismo que como es conocido, se
trataran de producir.

  • luis

Amen de las dificultades, FELICIDADES, hermoso regalo a esta ciudad que tanto necesita renovar sus arrugas, ojala sean restaurados otros tantos edificios y sobre todo los alrededores del parque vidal y las fachadas en las calles circundantes, y no se siga permitiendo que se le siga quitando el glamour a esas viejas edificaciones con la justificacion de querer mejorar viviendas o declarar inhabitables algunos locales, ojala crezcan decenas de edificios asi en nuestra ciudad.que los inmuebles y oficinas estatales sigan el ejemplo de los constructores del turismo, y tambien de algunos particulares que estan apostando por mantener las fachadas nuestras y no derrumbando en el corta y clava del facilismo y la indolencia.