Para contrarrestar los molestos apagones

Nuevas medidas adoptadas en Villa Clara, demuestran las potencialidades de la provincia en la búsqueda de alternativas para acomodar la carga, ante la situación energética que enfrenta el país.

Compartir

Idalia Vázquez Zerquera
Idalia Vázquez Zerquera
@IdaliaVzquez
462
25 Mayo 2024

Un nuevo reto energético asume Villa Clara, ante el mantenimiento planificado de centrales térmicas y la rotura de otras plantas generadoras de energía, a lo que se suman los retrasos en la logística para servir en tiempo el combustible a los grupos electrógenos de generación distribuida. Situaciones que provocaron, en las últimas jornadas, el apagado de bloques del sector residencial, para suplir el déficit de electricidad y acomodar la carga.

Por si fuera poco, las temperaturas extremas y la humedad registradas en los últimos días, inciden, de manera negativa, en la actual situación que enfrenta el sistema eléctrico nacional al disparar los consumos.

Ilustración de Alfredo Martirena sobre la programación de los horias de apagones.
(Ilustración: Alfredo Martirena)

Por suerte, las esperadas precipitaciones que caracterizan el período lluvioso comienzan a hacer acto de presencia, tras el paso de vaguadas por el territorio nacional, con noches más frescas que ayudan a apla­car el intenso calor.

Mientras el país trabaja en función de mejorar la capacidad de generación, a las puertas de un verano que promete ser uno de los más cálidos de los últimos años, y que, según pronósticos, estará acompañado de una temporada ciclónica muy activa, en Villa Clara han sido aprobadas un conjunto de medidas para mitigar el impacto en la población de los molestos apagones.

De acuerdo con información ofrecida a Vanguardia por Armando Hernández Pedroso, director de la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía (Onure) en la provincia, se decidió que las formas de gestión no estatal trabajen hasta las 9:00 de la noche, y hasta las 6:00 p. m. las que se dedican a la fundición de plástico, así como paralizar las actividades los sábados y domingos.

Acerca de las panaderías, el funcionario expresó que se autoriza a que los hornos eléc­tricos funcionen en el horario de la madrugada, a partir de las 12:00 de la noche hasta las 11:00 a. m. En cuanto a las pizzerías, se pide evaluar la posibilidad de que laboren de 11:00 a. m. a 1:00 p. m., y de 6:00 p. m. a 10:00 de la noche, para que coincida con las horas que prestan servi­cios a la población, así como la posibilidad de proceder a la cocción con carbón u otro tipo de recurso. De igual forma, se protegerán los sistemas de abasto de agua con grupos electrógenos de emergencia, y se deberá contar con un gru­po electrógeno móvil.

Hernández Pedroso se refirió, además, a la obligatoriedad del cumplimiento de los planes de consumo del sector estatal, con lecturas sistemáticas; en tanto, los altos consumidores tienen el deber de ofrecer a la Onure un parte diario, y a quienes no acaten lo establecido, se les aplicará las medidas pertinentes para cada caso.

Las formas de gestión estatal del sector empresarial desconectarán todos los equipos eléctricos los sábados y domingo; y en cuanto a los centros administrativos que laboran los sábados, se dispuso su cierre los fines de semana.

En cuanto a los equipos de climatización, queda prohibido conectarlos en oficinas administrativas, con excepción de los locales tecnológicos —servidores u otros dispositivos que requieran de su uso—, o con impacto en la producción y los servicios.

También, se adoptan medidas en el sector educacional, con el comienzo de las actividades docentes a las 10:00 a. m. hasta las 12:00 m., y su reinicio, a partir de las 2:00 p. m. hasta las 4:20 p. m.

El director provincial de la Onure destacó que el sector residencial representa el 64 % del consumo de la provincia, y sugirió a los clientes, una vez que les regrese el fluido, no encender al unísono todos los equipos electrodomésticos, sino hacerlo de manera paulatina —de acuerdo con las prioridades y necesidades—, lo cual ayudaría a que en algunos circuitos no se dispare el dopado del transformador por sobrecarga.

La paralización de las entidades estatales en Villa Clara el sábado y domingo, en vísperas del Día las Ma­dres, tuvo un impacto positivo con el ahorro de 11 MW, equivalente a un bloque. Ello demuestra las poten­cialidades que tiene la provincia, posibles a aplicar, en la búsqueda de alternativas ante la situación excepcional que enfrenta el país.

Comentar