Bienestar sin manchas

eAunque la Ley está cerca, necesitamos sensibilizar almas, abrir mentes, transformar idiosincrasias, desnaturalizar la violencia, y enmendar errores para sellar el blindaje fí­sico y afectivo de los animales.

Compartir

Perrito en clínica veterinaria.
(Foto: Carolina Vilches Monzón)
Mónica Sardiña Molina
Mónica Sardiña Molina
@monicasm97
2616
14 Febrero 2021

A la insensatez de no esterilizarla le siguieron la inevitable gestación y el abandono de sus dueños. Encima, tuvo que soportar un parto fatí­dico para todos los cachorros y el dolor propio de la infección. Cerca de la Plaza del Che, en la ciudad de Santa Clara, aquella perra blanca y apacible esperaba sus últimos dí­as, hasta que una familia solidaria con los animales callejeros la rescató.

Perro callejero enfermo en Santa Clara, Cuba.
Los directivos del Minag han anunciado multas  de hasta 7000 pesos para quienes laceren la integridad fí­sica y mental de los animales; pero el bienestar será una conquista absoluta cuando existan una educación sólida y un cambio de conciencia en la población.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Alertada por una vecina, Beatriz Peraza Gutiérrez acudió al lugar, dispuesta a ofrecerle comida; pero se rindió ante el sufrimiento de aquellos ojos y decidió adoptarla de inmediato. Curó sus dolencias fí­sicas y afectivas, le dio la seguridad de la esterilización y un nombre: Carol. Después de siete años, se dice premiada con el cariño más noble que le ha dado una mascota.

Caminos legales

Desde 1972 Cuba integra la Organización Internacional Veterinaria y, pese a la dispersión de las regulaciones, ha abordado la protección animal con varias normas jurí­dicas nucleadas alrededor del decreto ley 137 de Medicina Veterinaria, aprobado en 1993.

La Constitución refrendada dos años atrás abrió un camino legislativo inédito, marcado por la profunda actualización y la creciente participación popular. En el cronograma no quedó fuera la tan pertinente Polí­tica de Bienestar Animal, que debe centralizar y enriquecer las regulaciones anteriores.

Artí­culo 75 de la Constitución de la República

Todas las personas tienen  derecho a disfrutar de un medio ambiente  sano y equilibrado.
El Estado protege el medio ambiente y los  recursos naturales del paí­s. Reconoce su estrecha vinculación con el desarrollo sostenible  de la economí­a y la sociedad para hacer más  racional la vida humana y asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras.

El marco legal fue elaborado por un equipo de trabajo del Ministerio de la Agricultura (Minag), representantes de la Asociación para la Protección de Animales y Plantas (Aniplant) e integrantes de asociaciones y organizaciones defensoras de la causa. Posteriormente se enriqueció con las opiniones que la población expresó en la página web del Minag y en las redes sociales. Solo resta la aprobación en el Consejo de Estado y la ratificación por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Grosso modo: el decreto ley regula las obligaciones de los propietarios, poseedores y tenedores de animales de toda clase; las contravenciones y medidas a aplicar, la atención veterinaria, el control de las poblaciones callejeras, la comercialización, la transportación y el sacrificio de las especies.

Ramón Rodrí­guez Limonte, activista de bienestar animal en Santa Clara.
Ramón Rodrí­guez Limonte es reconocido por su activismo a favor del bienestar animal y la protección del medio ambiente en el programa  Aquí­ se habla de todo, de la CMHW.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Ramón Rodrí­guez Limonte, consagrado a la defensa del bienestar animal desde la década de los 90, considera la polí­tica como «un logro importante y un paso imprescindible para dar otros »; pero apela a la educación sobre la tenencia responsable de mascotas y a la actuación institucional conjunta, para que la ley no quede engavetada y estos seres disfruten del derecho pleno a la vida.

Servicios veterinarios

Consultorio veterinario Escambray, de Santa Clara.
Consultorio veterinario Escambray, de Santa Clara.

La red asistencial para animales afectivos y productivos en Villa Clara se compone de cuatro clí­nicas y 16 consultorios, varias UEB de servicios veterinarios y de reproducción, así­ como el servicio ambulatorio y en los consejos populares rurales. Además, la reciente autorización del ejercicio de la medicina veterinaria por cuenta propia para atender a animales de compañí­a (mascotas) incrementará las opciones.

Además, la reciente autorización del ejercicio de la medicina veterinaria por cuenta propia para atender a animales de compañí­a (mascotas) incrementará las opciones. Así­ lo anunció el vice primer ministro y ministro de Economí­a cubano, Alejandro Gil Fernández, en la mesa Redonda del pasado 9 de febrero, como una modificación al inciso v del artí­culo 5 del Decreto 20/2020 sobre las contravenciones de la medicina veterinaria.

En la ciudad de Santa Clara, el consultorio Escambray se gana la preferencia de los dueños de mascotas por la calidad de los servicios y la atención de sus profesionales. Los cuatro médicos veterinarios laboran de lunes a sábado, desde las 8:00 a.m. hasta las 2:00 p.m., y luego ofrecen consultas a domicilio.

Marcos Antonio Gavilla Marcial, Oneida López Vera y Rafael Machado Armas son algunos de los clientes más fieles. Consultan con frecuencia a sus perros y no escatiman en mimos y cuidados dentro de casa.

Según los doctores Madelí­n Morales Cárdenas y Miguel Mesa Rodrí­guez, los procedimientos quirúrgicos más demandados son la histerectomí­a y las castraciones (esterilización); mientras que la desparasitación resulta muy solicitada desde el punto de vista clí­nico.

Oneida y su mascota Prince.
Para  Oneida  López Vera, Prince se convirtió en el «niño de la casa » hace seis años. Gracias a la alimentación rigurosa, la permanencia dentro de casa, las vacunas y tratamientos antiparasitarios periódicos mantienen saludables a este chihuahua nada pequeño.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

«Hay momentos en que no contamos con determinados medicamentos; sin embargo, siempre tratamos de llegar a un diagnóstico, orientarlos sobre lo que deben hacer y brindarles un tratamiento que, si bien no es el óptimo, al menos alivie al animalito. Algunas personas dicen: “No vayas a la clí­nica, porque allí­ nunca hay nada”, y desesperadamente piden medicamentos desde las redes sociales, sin saber que aquí­ los tenemos », comenta la doctora.

Como amantes de los animales y entregados a las labores en el consultorio desde 1995, Madelí­n y Miguel recomiendan la visita a la clí­nica ante cualquier sí­ntoma, las consultas de rutina al menos, dos veces al año, la vacunación, desparasitación y esterilización, siempre que estimen conveniente esta última. También exhortan a evitar que los animales molesten a los vecinos y deambulen por la calle, para prevenir accidentes o enfermedades infecciosas.

«Sugerimos que vengan o nos contacten por el teléfono 42222840. Siempre estamos abiertos a prestar el mejor servicio, dentro de lo posible », concluye Mesa Rodrí­guez.

Evitemos el peligro

El programa de Zoonosis resulta uno de los temas más peliagudos en el diálogo histórico sobre el bienestar animal en Cuba; no en cuanto a la concepción, sino en determinados procederes con las poblaciones callejeras.

Niurka Jústiz, jefa del programa de Zoonosis en Villa Clara.
Niurka  Jústiz del Valle, jefa de programa de Zoonosis en el Centro Provincial de Higiene y Epidemiologí­a. (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Niurka Jústiz del Valle, jefa del programa de Zoonosis en el Centro Provincial de Higiene y Epidemiologí­a, explica que antes de diciembre de 2019, los saneamientos caninos se planificaban con antelación y se realizaban en el horario de la tarde. Los perros recogidos permanecí­an en los centros de observación de cada municipio, bajo vigilancia clí­nica. En este lapso, podí­an ser reclamados por sus dueños o por personas interesadas en adoptarlos. Transcurridas las 72 horas, los canes eran sacrificados.

Ramón Rodrí­guez Limonte asume el sacrificio como la consecuencia del descuido: «No es el Estado el que crea el problema, sino los dueños irresponsables que los echan a la calle ». Al respecto, juzga más efectivas las campañas masivas de esterilización y el apoyo gubernamental a los refugios, con experiencias similares a la desarrollada por el inolvidable Eusebio Leal en la Habana Vieja.

Aplican inyección a un perro.
Ramón Rodrí­guez Limonte considera que la actuación conjunta y competitiva de instituciones estatales, trabajadores por cuenta propia y otras personas interesadas incrementa las posibilidades de sanidad y resguardo para los animales.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

El reconocido activista defiende la preservación de la higiene en los espacios sociales, pero advierte que la intención estética nunca debe superar el control sanitario, y critica los excesos de violencia cometidos por algunos técnicos de recogida.

Pese a la prioridad que se concede a la rabia por su elevada letalidad y la prueba estadí­stica de que los perros callejeros son mayormente los que lesionan y luego manifiestan la enfermedad, «desde diciembre de 2019, por indicación del Ministerio de Salud Pública (Minsap), solamente se hací­an saneamientos durante controles de foco de animales lesionadores y enfermedades zoonóticas, en caso de que alguna empresa solicitara el servicio o de que los perros callejeros contribuyeran al desorden social », aclara Jústiz del Valle.

Perro callejero busca comida en la basura.
Desde diciembre de 2020, el programa provincial de Zoonosis no ha realizado ningún saneamiento canino en Villa Clara, ni siquiera para controles de foco de animales positivos a la rabia.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

«A raí­z de todas las conversaciones en torno a la Ley de Protección Animal, en diciembre de 2020 el Minsap indicó suspender todo tipo de saneamientos caninos en el paí­s. No obstante, hemos recibido muchas llamadas para solicitar recogidas en varios puntos de la provincia. Corremos un elevado riesgo, pues, aunque durante más de cinco años Villa Clara no registra rabia en seres humanos, en el 2020 se realizaron 34 controles de focos de animales confirmados. En lo que va de año, en el territorio ya se contabilizan cinco seguimientos a sospechosos, con mayor incidencia en el municipio de Ranchuelo », precisa la especialista.

En este sentido, la responsable provincial de Zoonosis considera imprescindibles la vacunación anual y la tenencia responsable de las mascotas. Declara que todas las áreas de Salud cuentan con dosis suficientes y una persona encargada de administrarlas a domicilio de manera gratuita. Por su parte, la doctora Madelí­n Morales Cárdenas también asegura la existencia de vacunas en el consultorio Escambray.

¡Veneno!

Fue el grito unánime en las redes sociales tras la muerte repentina de mascotas en Santa Clara, algunas pertenecientes a jóvenes defensores del bienestar animal. Hechos atroces que dejan mucho que desear de la condición humana de quien los cometió.

Sin embargo, casi tan indignante resulta el oportunismo de un grupo de personas a ambos extremos del estrecho de la Florida. Sin escrúpulos, se aprovecharon del dolor, el temor y la preocupación para pintar un cuadro de asesinatos masivos, acusar sin ninguna evidencia a la Seguridad del Estado cubano y exigir un cambio de gobierno en la isla. ¿El superobjetivo? Sabotear el entendimiento institucional y popular a favor de la polí­tica y quebrar toda ví­a de diálogo futuro.

Doctores Liván Rodrí­guez Alonso y Ramón Cardoso Arteaga, jefes de los departamentos de Sanidad Animal en el municipio de Santa Clara y en la provincia Villa Clara, respectivamente.
Doctores  Liván  Rodrí­guez Alonso (izquierda) y Ramón Cardoso Arteaga (derecha), jefes de los departamentos de Sanidad Animal en el municipio de Santa Clara y en la provincia, respectivamente.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Según los doctores Liván Rodrí­guez Alonso y Ramón Cardoso Arteaga, jefes de los departamentos de Sanidad Animal en el municipio de Santa Clara y la provincia, respectivamente, a la red de clí­nicas y consultorios no ha llegado ninguna denuncia oficial de envenenamiento.

Ante sospechas de esta clase, Cardoso Arteaga recomienda acudir a la atención primaria, luego a las direcciones de las UEB de Servicios Veterinarios y después a los departamentos de Sanidad Animal de los territorios. Según la envergadura del caso, se decide consultar o no al grupo de diagnóstico.

«En estos momentos de restricciones económicas tenemos limitaciones de insumos en algunos laboratorios, pero sí­ disponemos de lo elemental para emitir un dictamen. Si hace falta profundizar el estudio, enviamos la muestra a un laboratorio donde exista el recurso, para esclarecer y frenar cuanto antes el proceso de intoxicación », expone.

¿Cómo se proyecta Sanidad Animal?

Nuestra postura es de condena hacia cualquier hecho de sacrificio masivo o envenenamiento intencional a especies afectivas y productivas asevera Liván Rodrí­guez Alonso.

«Estamos trabajando de conjunto con los activistas de protección animal y los especialistas de Zoonosis. Hemos tenido varios contactos y reuniones previas para ir concretando acuerdos pendientes, pero mantenemos una sola polí­tica », añade Ramón Cardoso Arteaga.

Perro callejero en Santa Clara.
El control de las poblaciones callejeras resulta imprescindible para prevenir enfermedades y evitar accidentes. La responsabilidad desde casa siempre será más efectiva y menos dolorosa que el saneamiento.  (Foto: Carolina Vilches Monzón)

Nos queda un amplio trecho para sellar el blindaje fí­sico y afectivo de los animales. Necesitamos sensibilizar almas, abrir mentes, transformar idiosincrasias, desnaturalizar la violencia y enmendar errores; sin embargo, ello solo compete a los habitantes de este «caimán dormido » en el mar Caribe.

Ceder al «proxenetismo » polí­tico, cambiar el diálogo institucional por berrinches virtuales e incitar el fuego amigo nos vuelve criaturas salvajes, justo cuando más humanos nos necesitan ellos, los que no tienen voz.

Comentar