Santo Domingo: Acotaciones históricas

La localidad de Santo Domingo, en Villa Clara, anuncia el bicentenario de su fundación, pero evidencias documentales  ponen en duda la autenticidad del acontecimiento.

Documentos sobre Santo Domingo e iglesia del municipio.
(Fotos: Luis Machado Ordext y Carlos Rodríguez)
Visto: 1268

Apenas tres líneas del Panorama histórico: Ensayo de la cronología cubana (1934), de Gerardo Castellanos García, evidencian una incertidumbre. Afirman que la «Junta de Fomento mercedó tierras en esta fecha para lo que después fue el poblado de Santo Domingo, en la provincia de Santa Clara». Todo lo ubica en fecha: 31 de octubre de 1819, y no dice de dónde extrajo el apunte.

Acta capitular de 1830 sobre Santo Domingo.
- Acta Capitular del Cabildo de Santa Clara, en 1830, donde señalizan límites territoriales entre las colonias de Fernandina de Jagua (Cienfuegos), y Santo Domingo. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx).

Al parecer el dato es válido, aunque con dudosas facturas. Ahora se toma como celebración del surgimiento de la localidad. Sin dudas, mercedar tierra es el origen del reparto y nacimiento adjudicado en beneficio del poblador posesionado en terreno.

También Félix Erenchún, en su Cuadro estadístico de la siempre fiel isla de Cuba (1861), echa leña al fuego al declarar el año de marras. Similar apunte recogió Jacobo de la Pezuela en el Diccionario geográfico, estadístico, histórico de la isla de Cuba  (1866), y el embrollo se ensancha.

 Por su parte, Manuel Dionisio González, en Memoria histórica de la villa de Santa Clara y su jurisdicción (1858), no da muchas explicaciones. Atina a decir que existieron desgajamientos territoriales: «Después de Álvarez, que fue el primero, tuvo principio en 1816 el de la Puerta de Golpe, a cuyo paraje dábase (sic) ya el nombre de la Esperanza, por haberse erigido allí, bajo su advocación, la iglesia u oratorio». También completa una información: la «Esperanza, partido de su nombre, surge el 19 de noviembre de 1819». Entonces, allí sí están próximos al bicentenario.

Con pesar el historiador aclaró que al ascender la colonia Fernandina de Jagua —después Cienfuegos— a  categoría de villa, con «gobierno político y militar en 1830», arrancó un vertiginoso desprendimiento de tierras fértiles dedicadas a las producciones azucareras, de cultivos varios y la ganadería. Así lo describió  L'île de Cuba (1844), del viajero Rosemond de Beauvallon.

Era la pérdida anunciada por González de las superficies agrícolas y del puerto de mar, al sur, y después de la otrora colonia de Santo Domingo (Viamones, San Juan de Amaro y hasta parte de San Narciso de Álvarez), al centro, y luego de Sagua la Grande al norte. Cero intercambio marítimo para tierra adentro de Santa Clara hasta la apropiación, años después, del estero del Granadillo, un cacareado punto costero.

En cuanto a la fecha fundacional de la colonia de Santo Domingo, otro de los libros enrolados en la lista de 1819 es el texto Las Villas: Álbum-resumen ilustrado (1941), en el cual se indica que a partir de entonces se «mercedaron las tierras […], fundándose la colonia Nueva Bohemia», nombre que también mencionó en una ocasión el Diccionario geográfico,... de Pezuela.

Cronologia histórica sobre Santa Domingo, en Villa Clara, Cuba.
Cronología histórica de la Colonia de Santo Domingo que anuncian la convocatoria para construir una iglesia en ese territorio. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx)

De dónde sacan el apelativo. Tal parece un misterio en nuestra historiografía, pues solo se repite en dos o quizá tres momentos diferentes. El enredo hasta aquí en fechas fundacionales está dado porque desde Santo Domingo ahora proyectan la celebración del bicentenario de la fundación. Cuánto aplaudiría ese instante, pero un acontecimiento de tal magnitud reclama aclaraciones.

Por desgracia, las Actas capitulares del cabildo de Santa Clara correspondientes a esos años tienen un deterioro que impide la lectura analítica. A tono con la reconstrucción segura, exigida por el hispanista José María Chacón y Calvo, se advierte que ante la ausencia de «documento no hay historia propiamente dicha, pero esto es siempre a condición de que se interprete el documento, de que el mismo produzca en el que le juzga esa reacción que hace del crítico —y no nos olvidemos de que uno de los actos iniciales del historiador es el de la crítica— un sujeto creador». La magnitud del hecho se contrasta en la Síntesis histórica provincial Villa Clara (2010), libro donde los investigadores soslayan el acto inaugural de un poblado que ahora desea perpetuar los dos siglos de existencia.

Datos de población de Santo Domingo correspondientes a 1830.
La Colonia de Santo Domingo en datos de población correspondientes a 1828, año de cierto auge económico-social. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx)

Hasta aquí un preámbulo. Hay más sobre el tapete en otras observaciones no valoradas y que abordan en lo particular el proyecto de inmigración blanca en la antigua hacienda de Santo Domingo, casi similar pero no con los alcances de otras partes del país.

Todo está vinculado al desarrollo económico de plantación, y en el orden social perseguía atenuar el forzado tráfico de africanos, y de igual modo, apaciguar en lo político las posibles revueltas de esclavos. 

Otras fuentes documentales se encuentran al alcance de todos. De ahí la trascendencia de la interpretación que se haga de estos textor y la información que se brinda.

Interpretar el documento 

Escabroso camino trazado durante la gestación de la colonia de Santo Domingo, en la entonces jurisdicción de Villa-Clara, según la Real Cédula dispuesta para el fomento de población blanca «con españoles, y a falta de ellos con europeos católicos de las potencias amigas» que emigraran y se radicaran en escogidos territorios de la isla.

Documento de 1912 sobre Santo Domingo, territorio de Villa Clara, Cuba.
Documento de 1912 que anuncia particularidades históricas, geográficas y de población. (Fotocopia: Manuel de Feria)

Durante ese tiempo los proyectos se dirigieron, a partir de marzo de 1818, al reforzamiento de inmigrantes. También a ubicar a los llegados «bajo la condición de colonos» en la Fernandina de Jagua, Guantánamo, Nipe, Nuevitas, Isla de Pinos (Reina Santa Amalia) y Santo Domingo, entre otros lugares en los cuales se fundaron poblaciones. Unas surgieron primero que otras. 

Así lo recoge «Fomento y población», de José Hipólito Odoardo Grand-Pré, fiscal de lo civil de la Real Audiencia de Méjico, dictamen dirigido en noviembre de 1826 a Francisco Dionisio Vives, capitán general. Entre los obstáculos, como paradoja, resaltó el jurista la «falta de tierras que mercedar a los colonos», y la «inseguridad […] con que aquí se adquieren, conservan y refaccionan las fincas; de los pleitos que esos contratos y transacciones originan», añadió.

El documento recogido en los Anales de las Reales Juntas de Fomento y Sociedad Económica de la Habana (enero-junio de 1850) sostiene un evidente juicio que en el plano particular se traslada a la colonia de Santo Domingo, de la cual se afirma que llegará en octubre próximo a los dos siglos de existencia.

Reiteradas confusiones, según enfoques históricos, deja allí el año 1819 como fecha inequívoca, según se advierte. Tal parece que no existan indagaciones que lo desmiientan; sin embargo, el Museo Municipal de Santo Domingo dispone de un documento emitido por la «Secretaría de Gobernación, Negociado de Estadísticas y Asuntos Generales de la provincia de Santa Clara», que en su acápite 2 detalla y particulariza.

Reiterada controversia, por supuesto, ronda allí por lo rubricado en febrero de 1912, donde se describe que «Santo Domingo: Fue fundado en el año 1822, mercedándose por acuerdo de la Junta de Fomento las tierras de la Hacienda de su nombre a los colonos que en ella se establecieron.— Fue su primer Director de la Colonia el Sr. Francisco de Paula Moralet y el Segundo el Sr. Remigio Burgos que ejerció de Teniente Gobernador hasta el año 1856 en que fue trasladada la tenencia de Gobierno a Sagua.— Los primeros pobladores fueron los Sres. Francisco Arencibia, Gaspar Alva, Ciriaco Pérez Labrador, Joaquín Benavides y…».

Informes sobre la futura colonia de Santo Domingo.
Noticias que recopiló la Junta de Población blanca al término de 1819 en la futura Colonia de Santo Domingo. (Fotocopia: Luis Machado Ordetx)

En la descripción aparecen límites y superficies geográficas, fecha de creación del municipio y Ayuntamiento, así como barrios, población y… Para algunos puede que sea de escasos aportes. Obvio: carece de día y mes, no así del año de surgimiento de la colonia de Santo Domingo.

Hay tres documentos preciosos, no vistos tal vez por quienes animan el bicentenario, recogidos en el Boletín del Archivo Nacional (1923),  edición correspondiente a enero-diciembre. La publicación que dirigió Joaquín Llaverías Martínez esclarece de manera definitiva los dudosos acontecimientos.

Primero está el «Resumen de tareas de la Junta de Población hasta fin de 1819, que abraza varios acuerdos con el de la compra de la hacienda Santo Domingo», texto con advertencia en el titular. El documento está firmado en la Habana, noviembre 30 de 1819, por Tomás Romay, secretario de la Junta. Dice: «se repartirá entre nuevos pobladores […], cuya propiedad adquirió la comisión en precio de veinte mil pesos […] En las seiscientas caballerías ó diez y nueve mil doscientos noventa y seis acres que contiene ese fundo, solo en sus linderos se encuentra algún terreno pedregoso. El resto de la tierra es muy llana, en parte negra y alguna porción arenosa en su superficie; pero toda de la mejor calidad».

Refiere la existencia de diversos tipos de maderas en sus montes casi vírgenes, y los posibles cultivos de trigo y vegas de tabaco. Por tanto, 1819 no constituye el año de fundación, sino de adquisición del terreno. Al menos hay un despeje de fechas.

Después resalta que quienes «pretendieren situarse […] en la hacienda Santo Domingo, desde enero de 1820 hasta diciembre de 1821, gozarán de la misma gracia bajo las condiciones espresadas (sic)», y referidas a la entrega de «una caballería de tierra ó treinta y dos acres en absoluto dominio y propiedad, con la precisa condición de empezar su desmonte y cultivo en los seis meses primeros, contados desde la posesión».

El Boletín del Archivo Nacional que recopila y supervisa Llaverías Martínez en calidad de director de esa institución, muestra otro documento concluyente: «COLONIA DE SANTO DOMINGO. Noticias de la hacienda Santo Domingo, jurisdicción de Villa-Clara, sacadas de las actas de la Junta de Población». Es una irrefutable cronología que recoge los sucesos más trascendentes ocurridos entre 1818 y 1839, según día, mes  y año.

Nunca aparece una información relacionada con el 31 de octubre de 1819, fecha de la supuesta fundación de la colonia o del inicio de tierras mercedadas de acuerdo con el reporte que dejó el Panorama histórico: Ensayo de la cronología cubana (1934), de Gerardo Castellanos García.

Iglesia Nuestra Señora de los Dolores, de Santo Domingo, Villa Clara, Cuba.
De la parroquia madre de San Narciso de Álvarez, fundada en 1794, surgió la iglesia Nuestra Señora de los Dolores, en Santo Domingo. La actual edificación es una reliquia arquitectónica. (Foto: Carlos Rodríguez).

El 3 de noviembre de 1819, el texto relacionado con las «Noticias de la hacienda Santo Domingo…» añade que se auxilia a «9 colonos franceses», pero no dan tenencia de superficie a ninguno de los llegados. En enero 2 de 1820 se consigna: «Posesionado Alva de las 8 caballs.,  de tierra, recomienda la elección de un sugeto (sic) que intervenga en el repartimiento de la hacienda». Aquí hay un salto en el tiempo, y se acota: «1824.— Mayo 13.— […] piden noticias de las caballerías repartidas de la hacienda, y del día en que los colonos habían tomado posesión de sus respectivas suertes». El embrollo fundacional está entre 1820-1824, pero ¿cuándo?... Surge otra duda al referir que en «1825.— Stre. 28.— Se aprueba el proyecto de repartimiento de tierras de la hacienda en estos términos: á todo labrador ó artesano una caballería; dos si fuere casado; una más por cada hijo varón de 16 años y otra por cada tres hijos de ambos secsos (sic) sin limitación de número».

Prolijo en datos el informe destaca que en «1828.— Mayo 27.— Se da cuenta del censo: hay 99 caballs. pobladas […] Novre. 5.— El plano de D. José Nadal pasa á informe del Agrimensor D. Manuel Antonio Medina». En tanto, en «1830.— Stre. 15.— Se aprueban por el Capitán Gral. las medidas para el repartimiento de la hacienda […] Novre. 24.— Se aprueba el plano de la población de Santo Domingo».

No obstante, otro documento, el tercero recogido por el Boletín del Archivo Nacional (1923), y con título «MAYO 1.843. ESTRACTO (sic) de las instrucciones formadas en 16 de Febo. de 1822 y aprobadas en sesión de la Escma. Diputación Provincial fha.», remite a una clave definitoria.

Declaran: «4 de Mzo. del mismo año pa. (sic) el repartimiento de las trras. de la hacda. Sto. Domingo con la modificación sigte. en el artículo». Son ocho los acápites refrendados, según apunta el documento depositado en el Archivo Nacional, Junta de Fomento de la isla de Cuba, legajo 202, expediente número 8952, según apunta el Boletín de la institución.

Aquí resaltan: «1. Que se destinen 8 caballas (sic), pa. la nueva poblacn. en parage elevado y plano lo mas inmediato posible al embarcadero del río de Sagua, aplicándose dos caballerías pa. la fundacon. del pueblo en sitio convente, y las 6 restantes pa. Desahogo».

Con claridad todo se deduce: el 4 de marzo de 1822 es la más probable cercanía a la fecha de constitución de la colonia de Santo Domingo. Aquellos apuntes «oficiales» en las hojas que conserva el Museo Municipal no estaban muy errados cuando marcaron un año, y no otro. Ahora aquí, lo más factible, hasta que aparezcan detalles reveladores, está recogido en fechas irrebatibles. 

Se han publicado 8 comentarios

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

  • Alejandro Díaz Jiménez

    Si escabroso es el camino trazado durante la gestación de la colonia de Santo Domingo, como bien usted dice amigo Machado, mas escabroso resulta intentar desandarlo en busca de una verdad histórica que se nos ha hecho bastante esquiva puesto que los documentos primarios no están a nuestro alcance. De todas formas, le felicitamos desde Santo Domingo por sus esfuerzos para ayudarnos a encontrar las evidencias documentales. No obstante, le recomendamos reconsiderar su análisis basado en el documento del que dispone el Museo Municipal de Santo Domingo emitido por la «Secretaría de Gobernación, Negociado de Estadísticas y Asuntos Generales de la provincia de Santa Clara» y que usted cita, el cual nos parece que dice: «Santo Domingo, fue fundado en el año 1.827… » y no en 1822 como usted creyó ver. Con mucho pesar le aconsejamos que compare los rasgos caligráficos conque el que manuscribió tal documento hace el número 7 con los de la cifra de habitantes que este ofrece que es 3.777 y también con el de la fecha de constitución del municipio el 1 de enero de 1879 porque en definitiva nos parece que los apuntes «oficiales» en las hojas que conserva el Museo Municipal marcan otro año y no el de 1822 del Boletín del Archivo Nacional (1923) que usted nos recomendó. Ahora aquí, lo más factible es esperar que usted o alguien encuentre detalles más reveladores.
    Muchas Gracias

  • Dominicano 200

    La polémica generada por los 2 artículos publicados en este medio sobre el 200 aniversario de Santo Domingo ha generado un espíritu negativo en esta localidad. Que beneficioso sería que se publicara algo sobre el trabajo que tiene el Presidente de la Asamblea Jorge Luis Véliz realizado por la sesión UNHIC de Santo Domingo y colaboradores sobre este tema.

  • luismo

    A los amigos lectores Alejandro Díaz Jiménez y a Dominicano 200, así como a todos los habitantes dentro y fuera del país nacidos en esa localidad, tendría un gusto enorme, y lo subrayo en el primero de los artículos aparecidos en Vanguardia impreso, y luego reproducidos aquí en un único texto, de encontrar la fecha exacta de la fundación. Sepan que a muchos amigos de allá he brindado mis modestos archivos, incluso pistas informativas y documentales, con el sano propósito de afirmar la verdad histórica. Tal vez. como dice Díaz Jiménez en la grafía del texto que conserva el Museo Histórico Municipal ocurra un salto de 2 a 7, pero sería alejar más en el tiempo la fundación de ese territorio. Habrá que hacer pruebas de contrastes en las papelerías de ese escribano, por demás, texto rubricado en 1912 por Antonio Gómez, secretario de la Administración Municipal. Sin embargo, no lo creo necesario.
    1827, según su sugerencia, amigo Díaz Jiménez, no es la fecha fundacional, y las razones están dadas en lecturas de las Actas Capitulares existentes en el Archivo Histórico de Villa Clara, radicado en Santa Clara. Allí se recoge en el No (22): 03284 con Fecha (9): 17-05-1822. Tomo y Folio (13): T11/F219-220, según la descripción: «[...] Solicitud del abono de un dinero que se adeuda.Solicitó el alcalde del pueblo de Santo Domingo se le asigne la jurisdicción que le pertenece». Entonces, en esa fecha, mayo de 1822 ya existía allí un Alcalde. Más adelante en el correspondiente No (22): 03339. Fecha (9): 16-05-1823. Tomo y Folio (13): T11/F398-401, se especifica: «Se acordó que el Partido de Santo Domingo envie remitido del estado de sus cuentas». Ahí, también en la No (22): 02482. Fecha (9): 06-02-1824. Tomo y Folio (13): T12/F0032-37, acotan: «[...] Nombramiento de Capitán Pedáneo de Santo Domingo [...] Se denuncia al Capitán de Santo Domingo por irregularidades en su funcionamiento». O sea, mucho antes de 1827, como indica en «fecha y posible lectura equívoca» hay un Pueblo Fundado por entonces, con sus autoridades civiles y de gobierno.
    En otro orden, y respondo a los dos lectores, en este caso al Amigo Dominicano 200. Deseosos muchos investigadores estamos por encontrar una fecha exacta. La aparición de dos artículos, humilde opinión, jamás llevaron un ánimo negativo en contra de la celebración de la festividad. Por otra parte, las páginas de Vanguardia, sepa Usted y todos los lectores, siempre están abiertas a este tipo de intercambio de puntos de vista, y de conjunto ganaremos todos, razón por la cual, sí, es beneficioso en el respeto mutuo y el florecimiento de la verdad histórica, se publique «el trabajo que tiene el Presidente de la Asamblea Jorge Luis Véliz realizado por la sesión UNHIC de Santo Domingo y colaboradores sobre este tema», según afirma. Abierto estoy, en el plano personal, al diálogo, y no dudo que otros investigadores villaclareños también contribuirán a ese empeño. En definitiva, ganaremos todos el el soberano propósito de encontrar, o al menos acercarnos más a partir de documentaciones y al marge de los dos artículos publicados, a la exacta o posible fecha de fundación de la antigua Colonia de Santo Domingo. Con saludos afectuosos para todos, Luis Machado Ordetx.

    • Dominicano 200

      Estimado amigo Machado, como investigador usted sabe que en el Archivo Provincial las Actas Capitulares del Tomo X (1790-1819) no existen y el Tomo XI las más cercanas se encuentran ilegibles, la pérdida de esta fuente primaria dificulta su tesis sobre la fundación de este pueblo después del 1819 tanto como para aquellos que la defienden en esta fecha. Sobre la fundación se sigue buscando el acta que lo acredita. Pero de lo que si están seguro los dominicanos que en 1819 habían tenido lugar todos los procedimientos legales para la génesis de ese pueblo.Si no se publicara el artículo de los historiadores de Santo Domingo y colaboradores les adjunto algunas de la ideas expuestas en el documento:
      "el 3 de noviembre hay varias ideas claves—Toma posesión de la hacienda el Capitán D. Mateo Casanova, y acompaña una memoria sobre la naturaleza de los terrenos. (Aquí aparece, en Santo Domingo, la figura jurídica, política y militar designada por el Capitán General de la Isla que representa los intereses del Rey de España en Cuba).

      Pudiera ser, por la cercanía en el tiempo, la información que tenía y ofrece, sin revelar fuente, el destacado investigador Gerardo Castellanos García sobre el 31 de octubre de 1819 que hoy muchos dominicanos consideran como fecha fundacional.

      Otras ideas aclaratorias presentes en las actas de la Junta de Población del 3 de noviembre:

      Se mandan pagar al Admor. de Villa Clara los 50 pesos conque habia socorrido á 9 colonos franceses igual cantidad que dió á cada uno de los siete individuos de la familia de Alba.

      En el análisis no debemos perder de vista a esta familia Alba, en la misma acta:

      Se manda dar posesión inmediatamente de 8 caballs. á Alba. Que se fije precio de los ganados, ecsigiendo á Cepero la respuesta acerca de su compra para determinar vender¬los aquí, en caso que él no los tome.

      Para el día 2 de enero de 1820.

      Posesionado Alba de las 8 caballerias de tierra, recomienda la elección de un sugeto que intervenga en el repartimiento de las de la hacienda. Se comete la propuesta á D. Indalecio Santos Suarez. Se libran 70, $ suplidos por el Admor. de V. Clara para la medida de las ocho caballerías de Alba.

      Obsérvese como el día 2 de enero ya Alba está posesionado de 8 caballerías de tierra lo que no da margen a muchas dudas de haberlas recibido por orden entre noviembre y diciembre de 1819.
      Por lo tanto: Decretos Reales aplicados, figura jurídica, política y militar ejerciendo el cargo y familia en posesión legal de la tierra en Santo Domingo son elementos suficientes para argumentar la tesis de entrada de esta localidad en la historia de Cuba en el año señalado."
      Todos conocemos lo difícil que resulta la consolidación de un pueblo que no tenía los atractivo de otras regiones como Cienfuegos. Esos tropiezos se vivieron en Santo Domingo. Lo que si queda claro es que en 1819 entró a la historia de Cuba.

  • Alejandro Díaz Jiménez

    Al amigo Luis Machado y a todos los dominicanos que están atentos a nuestro 200 aniversario entre ellos a “Dominicano 200”, mis saludos y respetos a todos gracias por compartir sus opiniones. Al Dominicano 200 le digo que coincido con él en que esa información que ha redactado la UNHIC de Santo Domingo debe ponerse de alguna manera al alcance de todos aquellos que estamos ávidos por saber cuáles son los criterios que ellos poseen acerca del proceso fundacional de la colonia de Santo Domingo. Respecto al amigo Machado le reitero una vez más mi agradecimiento por toda esa información tan puntual que ha sabido trasmitirnos y que creo que en la medida viable debería seguir aportándonos, el pueblo dominicano más que entristecido debe estar contento con estos criterios de nuestro amigo periodista, a mí en lo personal esta última nota de Machado me pareció muy convincente he incluso me ha despertado interrogantes tales como: En 1822-23 era Santo Domingo un partido o estaba incluido en el partido de Álvarez, cuál era el nombre del alcalde, quien era y que fue de Mateo Casanova el capitán que tomó posesión de la hacienda el 3 de noviembre de 1819.
    Desde ya Muchas Gracias.

  • Elisabeth Gonzalez Hernandez

    Que bueno seria que publicaran como dice el amigo Dominicano 200 la información recopilada por la UNHIC de Santo Domingo y asi enriquecer nuestros conocimientos de la historia de nuestra localidad, asi ganamos todos.

  • Diminicana 100%

    Cuanto me alegra que la historia de nuestra localidad comience un resurgir cual ave Fénix, en ese camino tan abrupto de dudas sería muy bueno como menciona el Dominicano 200 que se publicara el trabajo que tiene el Presidente de la Asamblea Jorge Luis Véliz, realizado por la sesión UNHIC de Santo Domingo y juntos desandar los quebrantados pilares de nuestra historia dominicana. Estoy segura que nuestro pueblo lejos de poseer un espíritu negativo valora los datos aportados por Machado, aquellos que nos han ayudado a ampliar nuestro panorama histórico, lo cual estamos seguros seguirá haciendo.

  • Luis Machado Ordetx

    A Dominicano 200. Muy válidas sus observaciones. Menos mal que ya no habla usted de «Fundación», sino de «Génesis», dos conceptos diferentes, y me alegra ese entendimiento. De las Actas Capitulares del Cabildo de Santa Clara es cierto lo referido a su deterioro, aunque en el Tomo XI (1822-1824), muchas páginas se pueden leer, incluso existe un fichaje técnico hecho por especialistas y que concuerda con lo expuesto allí por los escribanos.
    No obstante, es muy extraño que al parecer en Santo Domingo no muestren interés en la revisión de los Fondos de la Junta de Población Blanca que casi seguro existen bien conservados en el Archivo Nacional. Todos los fundamentos vertidos están vinculados con los Anales Reales de la Junta de Fomento y Sociedad Económica de La Habana, y hasta del Boletín del Archivo Nacional de Cuba (1923) que aparece citado.
    A falta o carencia de una fuente documental hay que ir a otra y contrastarla, y de ahí saldrán las pruebas. Cuando el capitán Mateo Casanova toma posesión de la Hacienda Santo Domingo, después de la compra, lo hace por orden de la Junta de Fomento y en total autorización del Cabildo de Santa Clara. Igual ocurrió en San Fernando de Nuevitas y otros lugares donde se fomentaron Colonias de este tipo. Concuerdo con usted en cuanto a lo expuesto por Gerardo Castellanos García, y la duda que sembró al no especificar de dónde tomó el dato. De ahí toda incertidumbre.
    Ahora, puede estar convencido de algo: la fundación de la Colonia de Santo Domingo, la menos favorecida en su posición tierra adentro, en principio, no se fundó en 1819. Forma parte de un proceso mucho más prolongado en el tiempo, y ojalá, sería un beneplácito, los historiadores de allá y sus colaboradores encuentren más temprano que tarde la exacta fecha del acontecimiento.
    De Alba, a quien usted dice no perder de vista, como muchos otros vecinos, Francisco Arencibia, Regidor entonces, López Silvero y… tenían propiedades en las cercanías, incluso, también forman parte de las familias fundadoras de la después Colonia.
    Por otra parte, un hecho muy diferente es que la Colonia de Santo Domingo entre a la Historia Nacional por Decretos Reales en 1819, y otra que ese año sea el correspondiente a su fundación. De eso, estoy convencido que usted, al igual que los historiadores de allá, tienen una claridad meridiana. En tanto, en ese año no podemos hablar de misa, tampoco de Cabildo y menos de total deslinde y reparto de las vastas superficies terrestres, con bosques y ganado, que se adquirieron con el cambio de propiedad de la tierra.
    Al Amigo Alejandro Díaz Jiménez. Desde el instante en que se practica la compra de la Hacienda Santo Domingo y arranca el proceso de «génesis» para fundar la después Colonia de Santo Domingo, ya no integraba el Partido de Álvarez. Eso es evidente. Del capitán Mateo Casanova, por investigaciones que desarrolla Román Lugo Aguado, especialista del Archivo Histórico en Villa Clara, conozco que era abuelo del después Mayor General del Ejército Libertador Mateo Casanova Ximénez.
    Tanto abuelo como nieto estudiaron en academias militares en España y sirvieron a los ejércitos en campañas africanas. Casanova Ximénez, natural de Santa Clara, consta en su ficha biográfica y documentos originales, está entre los cubanos más ilustrados en el arte de la guerra, y se sumó, luego de desempeñar cargos públicos en el Cabildo de su localidad de origen, al Ejército Libertador en la Guerra que en febrero de 1869 trascendió en el centro cubano.
    Gracias a todos los lectores por sus observaciones. Con este comentario hago la despedida del foro de Vanguardia en el tema que ha ocupado los artículos que publiqué aquí.