Nuevos tiempos, escuela nueva

Un nuevo proceso de perfeccionamiento vive el sector educacional en Cuba, aquí le contamos de qué se trata y dónde se está implementando.

Seminternado Camila Sobrado, Vueltas
Adecuar la escuela a los nuevos tiempos es uno de los objetivos de este proceso de perfeccionamiento que en Villa Clara se realiza en escuelas del Consejo Centro de la ciudad de Santa Clara y en el poblado de Vueltas. (Foto: SMB)
Visto: 1280

Los estudiantes de hoy no son, ni por asomo, los mismos de una década atrás. El hombre, al ser más hijo de su tiempo que de sus propios padres, se parece mucho más a la época en la que les tocó vivir.

En busca de asemejarse más a los nuevos tiempos, la escuela cubana se transforma y se encuentra inmersa en un proceso de perfeccionamiento, el tercero de la etapa revolucionaria.

Según explicó a Vanguardia el Viceministro de Educación de Cuba, el doctor Rolando Forneiro Rodríguez, el anterior data de los años 80 y desde entonces han cambiado las concepciones sobre la institución educativa y el papel de la familia y la comunidad.

Además, precisó que, como es natural, se hacía necesario actualizar los materiales, libros de textos y las orientaciones metodológicas, y concretar una utilización inteligente de los recursos de carácter audiovisual e informáticos que obviamente antes no existían.

Este proceso de perfeccionamiento comenzó hace poco más de tres años. La investigadora del Instituto Central de Ciencias Pedagógicas Sol Ángel Galdós Sotolongo recuerda que se inició con un grupo de provincias: Pinar del Río, La Habana, Artemisa, Mayabeque, Villa Clara y Santiago de Cuba.

En el caso de Villa Clara —acotó— tiene un Consejo Popular, Vueltas, que comenzó hace tres años y medio y otro, en Santa Clara, que se sumó hace poco más de 5 meses.

Galdós Sotolongo precisó que en esta etapa de experimentación se trabaja con el currículo institucional, pues se quiere que sea más flexible, que se aprovechen más las potencialidades de la localidad, para hacerlo más contextualizado, participativo, donde todos puedan hacer propuestas.

En este sentido se aboga por una participación más activa de la familia y se potencia mucho el trabajo metodológico para una mejor preparación de los maestros.

«Esto unido a los nuevos planes, programas de estudio, libros de textos, cuadernos de trabajo, orientaciones metodológicas, láminas y laminarios, conforman la experimentación hasta este momento», puntualizó.

Darle la Vuelta a la educación en Villa Clara

Uno de los aspectos esenciales que distingue a este perfeccionamiento de los anteriores es la extensa consulta con los protagonistas del proceso en aras de enriquecerlo y limar cualquier imperfección antes de generalizar la experiencia. Así no habrá que darle vuelta atrás, sino impulsar hacia delante y llevar una propuesta validada al resto de las aulas. En realidad, esta ha sido una estrategia inteligente. 

Seminternado Camila Sobrado
La Escuela Camila Sobrado, del poblado de Vueltas, constituye uno de los planteles paradigmáticos de la educación en Villa Clara. (Foto: SMB)

La directora del seminternado Camila Sobrado del Consejo Popular de Vueltas, Alicia Brito Carvajal ratifica que se registran los criterios de los profesores sobre cómo marcha todo frente al aula y asegura que ha sido bastante provechosa la posibilidad de tener voz y emitir opiniones.

En estos momentos están bajo su tutela y la del resto de los profesores, unos 473 estudiantes, de ellos, 165 en perfeccionamientos.

Según detalla, la escuela completa se encuentra en perfeccionamiento, «pero con el nuevo currículo tengo a la primera infancia, primero y cuarto grado. El curso que viene incorporo segundo y quinto, y el otro más arriba tercero y sexto. Se hará de forma ascendente, siguiendo a los mismos estudiantes que están en el proceso».

Alicia explicó que se eligieron esos grados porque inician una etapa de aprendizaje, «la primera infancia y el primer grado son la base para el resto de los grados y en el caso del cuarto grado termina el ciclo».

Según la directora se trabajó en un currículum institucional, que busca crear una escuela diferente, donde el intercambio con la familia y la comunidad constituyen ejes centrales.

«Se trata también de montar—continúa Alicia—un horario flexible, adaptado a las especificidades del lugar donde se encuentra enclavada la escuela.

«Estas adecuaciones nos permiten trabajar con las individualidades de los alumnos, potenciar a los más adelantados y ayudar a los que les cuesta un poco más de trabajo llegar. Vienen ejercicios teniendo en cuenta los niveles de desarrollo de los estudiantes».

Como novedad, la directora sitúa la incorporación de la enseñanza del inglés desde la primera infancia y pondera las virtudes del trabajo en red, pues gracias a este se pueden beneficiar del conocimiento de un profesor de referencia y que este imparta clases en la escuela aunque pertenezca a otra o a un nivel superior de enseñanza.

Liyaxi Delgado, profesora de segundo ciclo
Para Liyaxi Delgado Ramos (a la derecha) el proceso de perfeccionamiento está dando buenos resultados y los niños se sienten motivados. (Foto: SMB)

Liyaxi Delgado Ramos, es jefa del segundo ciclo en el seminternado Camila Sobrado.

«En mi ciclo el perfeccionamiento se implementa en el cuarto grado y los principales cambios están en los programas y planes de estudio, con nuevos libros de textos y cuadernos de trabajo.

«Tenemos que decir que estos son más abarcadores, preparan mucho al escolar para los contenidos que van a enfrentar en cursos posteriores. Por ejemplo, con el nuevo plan, El Mundo en que vivimos contiene nociones generales sobre Geografía, Historia de Cuba, que sientan las bases para la hora que reciban esas asignaturas.

«En los cuadernos de trabajo, —comentó Liyaxi —vienen ejercicios con un carácter desarrollador que en los anteriores o no existían o eran pocos. El niño aplica con mayor profundidad los conocimientos que han adquirido. Por ejemplo, traen ejercicios de tablas y gráficas, que son unos de los componentes de los más afectados en Matemática y permiten su ejercitación.

Liyaxi aseguró que hasta el momento han tenido buenos resultados, pues los contenidos están más actualizados y motivan a los estudiantes.

Armando Jesús González García, es uno de los alumnos de Cuarto Grado, y cuenta cómo se siente con el nuevo programa.

«Cuando abrí el libro de lectura me di cuenta de que las imágenes no eran a color, pero era mucho más amplio, con más ejercicios y páginas. Es mejor para nosotros, aprendemos más», confesó.

Al estudiante de cuarto grado Armando Jesús González García le asombró que sus libros de textos no tuvieran colores, pero estos aún son provisionales de ahí su presentación en blanco y negro. (Foto: SMB)

Más conocimiento siempre es ¿mejor?

Dayani Bello Peña está en décimo grado en el Centro Mixto Andrés Cuevas Heredia, también del poblado de Vueltas. Para ella las clases que le dan están bien, los libros de texto los encuentra actualizado y se siente muy a gusto con el nuevo programa.

El profesor Diosdado González Orozco, está al frente de esta institución que acoge a una secundaria básica y un preuniversitario,

Según explicó, el perfeccionamiento se está iniciando en el séptimo y décimo grado con los cambios en los programas de estudio, con nuevos libros de textos y orientaciones metodológicas.

«En el caso del preuniversitario, tenemos entre las adecuaciones la asignatura Educación Artística que se imparte en el primer semestre y en la segunda parte del curso Defensa Civil»

Además, hay un cambio importante en el sistema de evaluación, pues ahora también se mide el componente educativo.

«Tenemos en cuenta, además de la parte académica, la asistencia, puntualidad, el uso del uniforme, el cuidado de la base material de vida y estudio», agregó.

Este nuevo modelo evaluativo resulta más consecuente con la idea de desarrollar no solo el talento sino también de formar el carácter y los valores de una persona.  

El profesor de Biología, Amador Moya Brito considera que su asignatura tuvo cambios profundos.

«Siempre fue compleja, pero con este programa tiene más rigor, profundidad» e incluye aspectos más coherentes con el desarrollo científico actual.

Tanto Amador Moya Brito, como Carlos Alberto Espinoza González consideran que, a pesar de ser libros de textos muy completos y profundos, se podrían aligerar un poco. (Foto: SMB)

Carlos Alberto Espinoza González, quien imparte la materia de Cultura Política también considera que se gana en profundidad pero aconseja aligerar un poco los contenidos, pues le preocupa la densidad de estos programas.

«Hay cosas que no da tiempo darlas, porque tienes que hacer más énfasis en los contenidos. Hay enfoques en mi asignatura de algunas personalidades que se deberían repensar. Cuando estudiamos la personalidad de Simón Bolívar, antes se daba la forma de pensar de Martí y ahora también se incluye la de Carlos Marx, pero ¿con qué paradigma se queda el estudiante? En la universidad ya se tiene más madurez para asumir estos conocimientos.

Las pruebas de ingreso, cuando le corresponda a estos alumnos, constituyen otra de las preocupantes:

«Todavía no tenemos claridad sobre cómo será el proceso de ingreso, pero desde el punto de vista de la preparación van a salir mejor preparado porque hasta el momento se aprecian buenos resultados», concluyó.

Si algo bueno tiene este proceso de perfeccionamiento es la posibilidad de construir, de forma colectiva, el modelo educativo que se quiere. Le toca a cada claustro de profesores emitir criterios profundos sobre la implementación, de forma tal que se generalice una propuesta coherente, adaptada a nuestro contexto, que permita erigir una escuela nueva desde donde formar a los hijos que precisa el país.

 

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.