El Ordenamiento Monetario en los bancos de Villa Cara

Casi tres meses después, avanza sin contratiempos el canje de las cuentas, la retirada del CUC de la circulación, la concesión de créditos puente y el resto de los servicios bancarios en la provincia.

Compartir

Sucursal bancaria en Cuba.
No obstante la habitual variedad y complejidad de los trámites, el Ordenamiento Monetario incrementó extraordinariamente la actividad en las sucursales bancarias, el manejo de efectivo y la documentación. (Foto: Tomada de Internet)
Mónica Sardiña Molina
Mónica Sardiña Molina
@monicasm97
2875
27 Marzo 2021

Resulta imposible armar el rompecabezas de la Tarea Ordenamiento en Cuba sin una pieza clave: los bancos. Estas instituciones devienen pilar de la unificación monetaria y cambiaria, a la vez que influyen notablemente en la reforma integral de precios e ingresos.

Cajero automático.
Con la implementación de la Tarea Ordenamiento se disparó la demanda en los cajeros automáticos. (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Con las transformaciones aún en proyecto, la «hora cero » fuera del reloj, la nueva tasa de cambio entre signos de interrogación y las colas instantáneas cada vez que un «vocero » develaba el «misterio », los bancos de todo el paí­s se preparaban para rutinas inéditas.

Antes del 1. º de enero de 2021, las sucursales villaclareñas capacitaron a todo su personal, extendieron el horario de trabajo, reprogramaron sus sistemas automatizados, reabastecieron los cajeros automáticos con billetes de mayor denominación y garantizaron el efectivo necesario para salarios, pensiones y prestaciones de la Seguridad Social.

Ordenamiento en marcha

Casi tres meses después, avanza sin contratiempos el canje y retirada de la circulación del peso convertible (CUC) y la conversión a pesos cubanos (CUP) de las cuentas de personas naturales y jurí­dicas, tal como disponen el decreto-ley 17/2020, del Consejo de Estado, y la resolución 177/2020, emitida por el Banco Central de Cuba.

Si bien la legislación permite a los titulares convertir el saldo de las cuentas en CUC a dólares estadounidenses o euros, y obtener un certificado de depósito en dichas monedas, esta no ha sido una decisión masiva en Villa Clara, debido a la imposibilidad de incrementar, transferir o extraer efectivo mientras el paí­s no cuente con el respaldo en divisa para tales cuantí­as. Así­ lo confirman a Vanguardia Emelina Báez Abrahantes y Nancy Alfonso Rodrí­guez, directoras provinciales de Bandec (Banco de Crédito y Comercio) y BPA (Banco Popular de Ahorro), respectivamente.

Asimismo, reiteran la posibilidad de convertir de oficio las cuentas, sin necesidad de que los clientes acudan a las oficinas durante los 180 dí­as establecidos, y ratifican la bonificación del 1,5   al 3,5 %, según el plazo, para los titulares de depósitos a plazo fijo que se acojan a esta opción.

Como iniciativa del BPA, para aclarar dudas y responder a las inquietudes de la población, Yadira del Sol Estrada, especialista de Comunicación y Marketing en la institución, menciona la creación de un centro provincial de llamadas con tres números habilitados (42211571, 42211572 y 42211579), y la interacción desde el perfil oficial de Facebook, entre las 8:00 a.m. y las 3:00 p.m.

Emelina Báez Abrahantes, directora de Bandec en Villa Clara.
Emelina  Báez Abrahantes, directora provincial del Banco de Crédito y Comercio. (Foto: Mónica Sardiña Molina)

Otra misión de gran impacto asumida por los bancos consiste en la tramitación del crédito puente para salario, capital de trabajo e inversiones. Dicho financiamiento permite a los sectores empresarial y cooperativo agropecuario cubrir el descalce financiero resultante de la devaluación monetaria, sin detener producciones y servicios vitales. Pueden solicitarlos en los primeros tres meses de 2021 y disponen de 150 dí­as para amortizarlos el plazo se extiende hasta seis meses en casos excepcionales.

Según Laura Delgado Garcí­a, jefa del departamento de Banca Empresa de Bandec, en el caso de los créditos destinados a inversiones, la prioridad recae sobre entidades vinculadas con la producción de alimentos, la exportación, el comercio en frontera o la sustitución de importaciones.

En cuanto a la clasificación de riesgo de todos los clientes que aspiran al crédito, Marí­a Teresa Gómez Noa, subdirectora financiera del BPA, aclara que no constituye una medida exclusiva del Ordenamiento Monetario:

«Siempre que se solicite cualquier financiamiento, procedemos al análisis de riesgos. Dada la urgencia del anticipo salarial, no fuimos tan rigurosos al inicio. Luego sí­ tomamos como referencia el historial del cliente antes del ordenamiento y la influencia de este sobre la empresa, para determinar la viabilidad de cada operación ».

Delgado Garcí­a acota que la clasificación se concibió en dos momentos: «Antes de la hora cero todos nuestros clientes fueron objeto de evaluación y, transcurridos los primeros 90 dí­as, realizaremos una segunda valoración e iniciaremos las negociaciones correspondientes con los que no sean capaces de amortizar la deuda en el plazo establecido ».

Nancy Alfonso Rodrí­guez, directora del BPA en Villa Clara.
Nancy Alfonso Rodrí­guez, directora provincial del Banco Popular de Ahorro.  (Foto: Mónica Sardiña Molina)

Aunque los recientes cambios económicos generan un incremento extraordinario de la demanda de servicios, Alfonso Rodrí­guez y Báez Abrahantes afirman que no constituyen la única causa de los trámites engorrosos y las colas interminables en las puertas de las sucursales.

Las entidades de Bandec y BPA también asumen la tramitación de las cartas de liquidez (CL) de las empresas, cooperativas y trabajadores por cuenta propia que exportan o comercializan sus productos en frontera, la creación de cuentas en moneda libremente convertible (MLC) para personas naturales y jurí­dicas, el canje de moneda para el pago de exámenes de PCR, los cheques para compra-venta de viviendas, los créditos personales, los financiamientos para subsidios y otras gestiones que motivan presencia fí­sica de muchos clientes en las oficinas.

Entre las medidas  para aliviar la situación, la directora de Bandec enuncia la recogida directa del efectivo recaudado diariamente en los comercios de Santa Clara, y los depósitos en bloque para las unidades de Farmacia, Acopio, y Pan y Dulce en varios municipios, lo que permite concentrar los trámites en una sola persona por cada empresa.

La banca en el mundo electrónico

La solución más efectiva para realizar todo tipo de operaciones sin demoras ni multitudes, desde la comodidad de la casa o la oficina, radica en la utilización de canales de pago alternativos a las cajas de los bancos, los cajeros automáticos y las terminales de punto de venta (POS).

«A los empresarios y cuentapropistas, que representan la mayorí­a de nuestros clientes, recomendamos Virtual Bandec. Esta herramienta web requiere una infraestructura tecnológica simple, y permite el acceso seguro y ágil a todas las operaciones, desde cualquier lugar del paí­s, durante las 24 horas », expone Yunaisy Acosta Olivera, jefa del departamento provincial de Banca Electrónica de Bandec.

«Para transacciones personales, goza de mayor popularidad la aplicación Transfermóvil, que facilita pagos en lí­nea, solicitudes de impresión o reimpresión de tarjeta magnética y notificación de cuándo está lista, amortización de créditos, transferencias y reservaciones », agrega.

Servicio de Transfermóvil.
Uno de los efectos positivos de la pandemia de COVID-19 resulta la creciente utilización de canales de pago electrónico, tanto por personas naturales como jurí­dicas.  (Foto: Ramón Barreras Valdés)

Cada cliente de Bandec o BPA que recibe una tarjeta magnética red, si lo desea, obtiene la aplicación, la matriz para activarla y las instrucciones para su uso.  

Acosta Olivera sugiere a las personas que no disponen de un teléfono inteligente o no tienen acceso a la aplicación, recurrir a la banca telefónica y efectuar sus operaciones con total seguridad, a través de un centro de llamadas.

Las directoras de ambos bancos insisten en desmitificar la idea del cajero automático como única ví­a para el comercio electrónico, pero reconocen la necesidad de una infraestructura sólida, accesible y eficiente para hacer realidad tal aspiración.

«Para mayor agilidad y seguridad en el pago de salarios, domiciliamos las nóminas de los centros de trabajo. A falta de otras opciones, la mayorí­a de las personas extraen todo el dinero para efectuar los pagos fí­sicos. Así­, se recargan los cajeros, se deteriora el papel moneda y hay que renovarlo, un procedimiento bastante costoso para el paí­s. Eso no es lo que pretendemos », reflexiona Alfonso Rodrí­guez.

«En el avance hacia la informatización de la sociedad, debemos valorar las condiciones. De nada nos sirve emitir tarjetas de manera masiva si no existe un mercado apto para su uso », añade Báez Abrahantes.

La directora provincial del BPA encuentra otra insatisfacción en el prolongado tiempo de espera fuera de las unidades. Consciente de las gestiones engorrosas y sensibles que tienen lugar puertas adentro, insiste en la revisión de procesos y trámites para evitar o, al menos, disminuir las filas.

Aunque la satisfacción con la calidad de los servicios bancarios nunca será absoluta, vale la pena dejar al margen la impaciencia para mirar las manos que se arriesgan a contar dinero en medio de una pandemia, las piernas mayoritariamente femeninas inmóviles detrás de la caja durante todo el dí­a, los ojos desgastados frente a tantos documentos, las mentes abstraí­das de los problemas de casa para no cometer errores, los cuerpos bronceados por el sol de otras colas, los seres humanos que también luchan contra la escasez, los errores y la incertidumbre,  que sueñan y ayudan a forjar un mejor paí­s.

Comentar