«Ya hace una semana que no me puedo comunicar de manera adecuada con mi esposa y mi hija de siete años, una niña que a su corta edad ya ha presenciado el sacrificio de los profesionales de la Salud, pero que no puede comprender por qué se pasará un mes sin verme y escuchándome apenas unos segundos al día».