Logo de Sexeando

La versión «subterránea» del dúo sexo-tecnología esclaviza, en silencio, a más personas de las que podríamos imaginar.

A petición de varios lectores trataremos la historia de cuatro mujeres empoderadas y a la vez amantes, madres y esposas, pero incomprendidas.

Según especialista «lo que desinfla el deseo sexual no es la unión en sí, sino el no saber convivir». ¿Coincide con este criterio?

La «resaca» post divorcio elige a sus favoritos —jóvenes, adoloridos— y, en silencio, les puede torcer el futuro.