Durante más de nueve años, Sandra Mujica Caraballoso ha debido enfrentar una situación límite para cualquier persona: que una ocupante ilegal allanara su vivienda y que, hasta el día de hoy, ninguna de sus inumerables reclamaciones hayan motivado la acción definitiva que con razón exige.